Principal Cultura Diccionario de uso del español, aventura editorial de María Moliner

Diccionario de uso del español, aventura editorial de María Moliner

48
Compartir

La filóloga, bibliotecaria y lexicógrafa española María Juana Moliner Ruiz, conocida como María Moliner, nació el 30 de marzo de 1900 en Paniza, Zaragoza, y murió en Madrid el 22 de enero de 1981, por lo que se cumplen 39 años de su fallecimiento.Desde joven, por las penurias económicas familiares, fue profesora de latín, matemáticas e historia, lo cual le ayudaría a forjar su carácter. Más tarde concluiría sus estudios de bachillerato en su ciudad natal, donde trabajó como filóloga y lexicógrafa, y participó en el diccionario aragonés. En 1921 se especializó en Historia, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza con los máximos honores.
Posteriormente, trabajó en los Archivos General de Simancas y de las delegaciones de Hacienda en Murcia y Valencia. Moliner se convirtió en 1924 en la primera mujer en impartir clases en la Universidad de Murcia, y de 1929 a 1939 colaboró en los proyectos conocidos como misiones pedagógicas.
Temas como archivos, organización de bibliotecas y difusión cultural aparecen en sus libros Bibliotecas rurales y redes de bibliotecas en España y Las instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas, publicados en 1935 y 1937, respectivamente. También dirigió la biblioteca de la Universidad de Valencia y ocupó diversos cargos relacionados con archivos y bibliotecas.
Su obra más importante es el Diccionario de uso del español, editado en dos extensos volúmenes entre 1966 y 1967, y el cual le tomó más de 15 años de su vida intelectual y familiar. El poeta Dámaso Alonso la alentó a materializar esta quijotesca aventura editorial.
En esta titánica obra, Moliner anticipó la ordenación de la Ll en la L y de la Ch en la C –criterio que la Real Academia Española (RAE) retomó hasta 1994–, y de términos como cibernética.
Según la autora, este diccionario es único en el mundo, ya que no se impone la autoridad de las academias. Ella misma dijo que ahí las definiciones, a diferencia de los diccionarios académicos, están vertidas a una forma más actual, concisa, despojada de retoricismo y, en suma, más ágil y apta para la función práctica asignada. En un acto de rebeldía, en 1973 rechazó el Premio Nieto López que otorga la RAE.
Su vida ha sido llevada a escena por medio de la obra El diccionario de Manuel Calzada Pérez, en España, Chile y Argentina, entre otros países. México no ha sido la excepción, ya que el director Enrique Singer la puso al frente de la Compañía Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL). Luisa Huertas interpretó a la bibliotecaria en el montaje que se presentó en diversos foros.