El diálogo convocado por las y los jóvenes que mantienen cerrada la preparatoria 9, con las autoridades de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP), no pudo llevarse a cabo debido a que los estudiantes condicionaron su realización a la firma de un compromiso para la cancelación de las denuncias presentadas por los destrozos causados hace unos días al interior del plantel.

Las autoridades de la ENP señalaron que las denuncias ministeriales ya fueron presentadas contra quien resulte responsable, y que las investigaciones están en proceso, por lo que de ningún modo pueden ser suspendidas o canceladas.

Asimismo, las autoridades pidieron no mezclar los asuntos e insistieron en la necesidad de avanzar en la revisión del pliego petitorio presentado por las y los jóvenes en días pasados, el cual ya fue respondido en su totalidad, a fin de reabrir las puertas del plantel y reanudar las clases.

Inclusive las autoridades les ofrecieron entregar una carta de no represalias por la manifestación libre y pacífica de sus ideas, sin que aceptaran esta propuesta.

Las y los jóvenes mantuvieron su posición de condicionar el diálogo a la cancelación de las denuncias por los destrozos.

La Universidad Nacional refrenda su compromiso por alcanzar los acuerdos necesarios para combatir la violencia de género, pero no puede aceptar en modo alguno el condicionamiento del diálogo a la cancelación de las denuncias presentadas por los actos vandálicos ocurridos dentro de la escuela.