La mayor amenaza que hoy enfrenta la humanidad es el cambio climático y nuestro actual sistema de producción de alimentos basados en la ganadería industrial que tiene gran responsabilidad en esto.

Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero -el 15 por ciento, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que todo el sector del transporte. También es una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos.

En 2020 la investigación “Enemigo del Planeta”, realizada con drones que sobrevolaron granjas industriales de animales en México por la organización Igualdad Animal México, dejó al descubierto el impacto ambiental de la ganadería industrial.

Los reportes arrojados por la investigación detallaron altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero que emanaban de la granja,  provenientes de los estanques llenos de excretas de los animales, así como descargas de aguas residuales que estaban contaminando el suelo y las aguas subterráneas de la zona.

Como parte de esta investigación, Igualdad Animal México presentó cuatro denuncias en contra de estas granjas, por hechos, actos y omisiones que pudiesen producir desequilibrio ecológico y daños al ambiente, para así solicitar su clausura definitiva, la revocación de los permisos, licencias y autorizaciones de operación, así como la reparación del daño.

“La ganadería industrial crece como una vorágine que arrasa todo a su paso, contaminando suelos y aguas, provocando gases de efecto invernadero que desatan fenómenos naturales catastróficos, es  causante de enfermedades que terminan en pandemias y del mayor sufrimiento hacia los animales, es necesario frenar todos estos riesgos definitivamente”  -Dulce Ramírez, Directora de Igualdad Animal México

La ganadería es una pieza fundamental para lograr frenar el calentamiento del planeta, los estragos y graves consecuencias que deja a nuestro planeta y a nuestra salud  son altísimos, pues no solo se limitan a la emisión de gases de efecto invernadero:

La ganadería es uno de los mayores agentes de contaminación del agua, el uso frecuente de fertilizantes, abono líquido, pesticidas y antibióticos en la industria de producción animal deriva en la contaminación de las aguas del subsuelo.

La producción de carne para consumo humano requiere gran cantidad de superficie. En la actualidad, hasta un tercio de la superficie habitable del planeta se destina a la ganadería industrial.

La ganadería industrial es la mayor responsable de la deforestación de selvas tropicales. El Amazonas se encuentra en especial peligro: cada minuto se tala una superficie de selva equivalente a 48 campos de futbol. Esta selva es el pulmón del planeta y uno de los principales depósitos de agua dulce; además de una zona rica en biodiversidad y reguladora del clima.

El Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2, fue designado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el día clave del año para tomar decisiones en pro del cuidado de nuestro planeta, con el objetivo de crear conciencia y sensibilizar a los habitantes de nuestro planeta sobre el cambio climático y los impactos ambientales que esta ocasiona.