Este 8 de marzo es histórico. Las mujeres unimos nuestra fuerza y sororidad por un México donde ser niña y mujer no sea un destino de riesgo y causa de desigualdad, por el contrario, queremos que ser mujer sea motivo de gozo y de derechos.

Desde la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), seguiremos trabajando para garantizar el derecho a vidas libres de violencia para niñas y mujeres.

Aspiramos a transformar nuestra realidad y hoy llamamos a los hombres a acompañar esta lucha por la igualdad, el respeto y la no violencia; a que transformen sus masculinidades, entiendan y comprendan que este mundo en que vivimos es para ser felices y que nuestras relaciones deben ser parejas en el amor, la amistad, el cariño.

El autoritarismo y la dominación nos han hecho mucho daño. El reto es que las mujeres y los hombres seamos libres.

Hoy celebramos los logros que hemos alcanzado con mucho esfuerzo y las vidas de muchas mujeres que nos precedieron. Celebramos a las que lucharon, a las que vivimos y vivirán mejores vidas. Celebramos este día porque se pone en el centro de la discusión pública que las mujeres debemos vivir libres de violencia y en igualdad.

Gracias a todas aquellas que lucharon, luchan y lucharán, porque por ellas hoy podemos hablar en público, salir a trabajar, ir a la escuela, manejar autos y hasta camiones, salir a la calle, estar en la política, casarnos o no hacerlo. Porque hoy somos sujetas de derechos y queremos ejercerlos plenamente.