El Antiguo Palacio del Arzobispado, Museo de Arte de la SHCP, se verá inmerso en el clima frío de Rusia y la atmósfera romántica de la región del Veneto, Italia, pues será el recinto donde se interpretarán temas de los más grandes compositores pertenecientes a dichos lugares.
Los músicos Tomás Marín, violinista, y José Alfonso Álvarez, pianista, serán los encargados de ofrecer el programa Del Veneto a Rusia el próximo sábado 16 de febrero a las 12:00, como parte del ciclo Conciertos de Bellas Artes.
La primera parte del concierto corresponderá a los compositores italianos, donde se escucharán los temas: Adagio, de Giovanni Battista Grazioli (1746-1820); Sonata op. 1 núm. 10, Didone abbandonata, de Giuseppe Tartini (1692-1770), y Ciaconne, de Tomaso Antonio Vitali (1663-1745).
Entre estos reconocidos compositores destaca el nombre de Guiseppe Tartini por todo lo que giraba alrededor de él. Sus piezas poseían tal dificultad que se llegó a pensar que había algo sobrenatural involucrado con ellas; se le considera uno de los talentos más notables del periodo barroco italiano.
El caso de Tomaso Antonio Vitali y sus composiciones es similar, pues la pieza que interpretarán Tomás Marín y José Alfonso Álvarez en Del Veneto a Rusia requiere de una gran destreza. Es una obra que, en cada variación, aumenta de manera progresiva la dificultad.
Por otro lado, Adagio de Giovanni Batista Grazioli es una pieza muy ligada a la temática del programa, pues este compositor llegó a Venecia para comenzar a estudiar música de manera profesional. Por ello, sus composiciones tienen rasgos de las enseñanzas melódicas de la región.
Pasado el intermedio, interpretarán piezas de diversos compositores que dejaron huella en la música rusa: Sonata núm. 2 para violín y piano op. 94 a, de Sergei Prokofiev (1891-1953); Vocalise op. 34 núm. 4 y Romance op. 6 núm. 1, de Serguei Rajmaninov (1873 –1943), así como Moto perpetuo de Ottokar Eugen Novacek (1866- 1900).
La pieza de Sergei Prokofiev para este concierto es una obra que originalmente fue concebida para flauta, sin embargo, en 1943, el propio compositor decidió cambiarla y adaptarla para convertirla en una sonata para violín.
Por otro lado, Vocalise de Serguei Rajmaninov, considerado uno de los mejores pianistas de su época, es el último de los catorce romances de este compositor. Se trata de una obra que lleva los característicos tonos orquestales que solía usar en las piezas de su autoría.
Y, finalmente, el programa Del Veneto a Rusia cerrará con Moto perpetuo de Ottokar Eugen Novacek, un reconocido violinista que formó parte de diversas orquestas. Pasó de concertista a compositor, etapa donde concibió grandes obras.
Es con este programa que Tomás Marín, egresado del Conservatorio Nacional de Música, y José Alfonso Álvarez, graduado por la Escuela Nacional de Música (ENM) de la Universidad Nacional Autónoma de México, llevarán al público grandes piezas musicales de Italia y Rusia.
Tomás Marín es un destacado violinista. Ganó el Concurso Johann Sebastian Bach y el Prix de Rome cuando tenía 14 años, lo que le valió una beca para estudiar en el Conservatorio de Santa Cecilia de Roma, con Rémy Principe. Posteriormente estudió con Georges Enescu y con Jacques Thibaud, quien lo invitó a su escuela Jacques Thibaud-Marguerite Long de París.
El pianista José Alfonso Álvarez Obtuvo el premio y medalla al mérito Gustavo Baz Prada otorgado por la UNAM en 2008; fue ganador del concurso de solistas de la Orquesta Sinfónica del IPN en 2007; y ganó los concursos internos de piano de la ENM en 2000 y 2001.