Principal Deporte Deportistas paralímpicos deben recibir el mismo apoyo que los atletas convencionales

Deportistas paralímpicos deben recibir el mismo apoyo que los atletas convencionales

92
Compartir

La Comisión de Deporte se pronunció a favor de dignificar a los atletas que sufren una discapacidad, ya que no deben sufrir de discriminación ni un trato desigual, y deben recibir los mismos apoyos que los atletas convencionales.

Durante el encuentro con la Asociación Mexicana de Medallistas Paralímpicos Internacionales AC, estos atletas aseguraron que por la falta de una beca que cubra sus necesidades especiales dada su condición, algunos de ellos han fallecido; además, hay retrasos en los depósitos de hasta dos meses.

Los legisladores lamentaron el trato desigual que sufre este sector, especialmente en el acceso a los recursos para instalaciones adecuadas.

El presidente de la Comisión, diputado Ernesto Vargas Contreras, advirtió que la mayoría de atletas que alzan la voz para dar a conocer los atropellos que viven, en ocasiones “son bloqueados” y por ello no denuncian.

Lamentó que debido a la falta de recursos económicos, atletas que dieron todo representando a México, fallecen, por lo que subrayó, se debe analizar la forma en cómo cumplir con el acuerdo que antes se había hecho de apoyar con una beca vitalicia a los medallistas paralímpicos y “no sea sólo letra muerta”.

Explicó que hay mucho que hacer en el aspecto de instalaciones para el entrenamiento y equipos multidisciplinarios, así como en apoyos económicos. “Se agradece que vinieran a alzar la voz de forma pública. No debe haber distinción entre el deporte convencional y el adaptado; se requiere un trato por igual”.

Puntualizó que este sector hace un esfuerzo al doble, porque “hay atletas regulares que van muy arropados, con un aparato de entrenadores y usando ciencia y tecnología aplicada al deporte”.

La diputada María Rosete (PES) dijo que el Legislativo requiere trabajar para que la discapacidad no sea una barrera, especialmente en el caso de los deportistas. “No existen ciudadanos de primera o de segunda, todos somos iguales, independientemente de nuestras capacidades”.

El diputado Guadalupe Romo Romo (PAN) señaló que la mejor forma de demostrar que estos deportistas son un orgullo para México es dándoles el apoyo que requieren. “Veremos cómo se les puede ajustar, no todo es dinero, debemos conocer cuáles son las otras necesidades, tienen nuestro compromiso al cien por ciento”.

La diputada Dulce María Corina Villegas Guarneros (Morena) indicó que hay un compromiso con la actividad física, por lo que la Comisión debe trabajar de la mano para que se logre un apoyo justo y una vida digna. “Ustedes son el ejemplo para que las nuevas generaciones vean que a través del deporte se pueden lograr grandes cosas”.

Su correligionaria, diputada Edith Marisol Mercado Torres, destacó que este grupo ha representado bien a México, por lo que es necesario analizar el incremento a los apoyos. “Todo sube, pero si de por sí la vida es cara lo es aún más cuando se tiene discapacidad. Tenemos que revisar la causa en los retrasos de los depósitos, por lo que se debe conocer de parte de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) la situación y a qué se debe”.

De la misma bancada, la diputada Claudia López Rayón planteó que la comisión acuda al Centro de Entrenamiento Paralímpico y conozca de propia mano la situación en que se encuentran, las fallas que existen, así como la falta de equipo.

Del PRI, el diputado Juan Francisco Espinoza Eguia pidió trabajar para que el apoyo se incremente y “no quede sólo en buenas intenciones”.

El diputado Armando Javier Zertuche Zuani (PT) resaltó el ejemplo de determinación de este sector, quienes, a pesar de las limitaciones físicas, tuvieron la actitud, voluntad, insistencia y tenacidad de continuar. “Los felicito, pero lamento la indiferencia, ya que sus necesidades no fueron escuchadas por muchos años”.

Pedro Sandoval Robles, presidente de la Asociación Mexicana de Medallistas Paralímpicos Internacionales AC, solicitó un incremento al reconocimiento económico vitalicio que se otorgó en años anteriores a este grupo, ya que existía un acuerdo previo para que hubiera un aumento conforme a la inflación con el objetivo de mejorar la calidad de vida der los medallistas paralímpicos.

Sin embargo, precisó, de 2006 a la fecha el aumento requerido no se ha otorgado, lo que no permite alcanzar una vida digna y de calidad a estos deportistas.

Enfatizó que la Conade debe cumplir en tiempo y forma la entrega de los recursos, porque en la actual administración los depósitos se hacen de forma inconsistente, con tiempos de retraso que van de los 15 días hasta los dos meses.

“El 85 por ciento de estos atletas estamos retirados y no debemos estar dentro de ese proceso; 80 por ciento somos ya adultos mayores, en muchos casos carentes de los derechos sociales, lo que nos ubica en vulnerabilidad”.

Precisó que 81 medallistas paralímpicos reciben actualmente este beneficio, con un monto máximo de hasta 13 mil pesos para quienes ganaron medalla de oro en alguna justa, lo cual requieren con urgencia debido a que “cada día que pasa el deterioro de la discapacidad es cada vez mayor”.

Perla Patricia Bárcenas, quien consiguió el oro en los juegos Parapanamericanos, explicó que gran parte de ellos son padres o madres de familia y el soporte de los gastos en el hogar, además que requieren de ayudas funcionales como silla de ruedas y prótesis, entre otras.

“Trabajamos, pero la mayoría en el área informal con pequeños negocios que no dan. Tiene pocos años que la Conade nos da los mismos apoyos que a los atletas regulares, lo que impidió a muchos compañeros acceder a una vivienda digna o propia. Queremos dignificar la vida que se ha entregado alto rendimiento”.

Amalia Pérez Vázquez, oro en Londres 2010 y Pekín 2008, dijo que “la Conade debe reconocer y beneficiar este esfuerzo, que ayude a dignificar a quienes se apasionan en una disciplina y entrenamiento diario”.

Durante el encuentro, los atletas lamentaron la falta de espacios y buenas instalaciones, así como el rebase en el cupo del Centro Paralímpico, porque se da prioridad al deporte élite. Aunado a este problema, durante justas internacionales se les da los uniformes sobrantes de deportistas convencionales.