Dentro del ciclo de Capilla a Capilla se llevó a cabo la mesa redonda Editar hoy a Alfonso Reyes

Cultura
  • Los participantes propusieron nuevos proyectos y estrategias para que las nuevas generaciones y el público conozca al escritor regiomontano

La Secretaría de Cultura federal y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), mediante la Coordinación Nacional de Literatura (CNL), la Capilla Alfonsina y Cultura UANL invitaron a redescubrir la obra literaria de Alfonso Reyes.

La mesa redonda estuvo integrada por Javier Garciadiego, Antonio Ramos Revillas, Víctor Barrera Enderle y Carlos Lejaim Gómez, moderada por José Javier Villarreal.

Uno de los ejes de esta actividad fue reconocer que Alfonso Reyes ha tenido grandes editores desde una perspectiva biográfica.

El historiador y director de la Capilla Alfonsina, Javier Garciadiego, recalcó el hecho de que hoy más que nunca están vigentes los textos de Alfonso Reyes gracias a su calidad literaria.

“Los escritores, ensayistas y académicos realizan nuevos proyectos y estrategias para que las nuevas generaciones y el público en general conozcan al escritor y diplomático Alfonso Reyes, por medio de nuevas editoriales e ilustraciones”, mencionó.

“El personaje y figura de Alfonso Reyes es una de las más importantes de nuestro país, de ahí la necesidad de reestructurar su obra, sumando proyectos, editando textos para que el público pueda sentir una mayor empatía”, finalizó.

El narrador y editor Antonio Ramos consideró necesario reconstruir la obra del autor para revalorarla desde otro punto de vista. «Creo que hay que acercarlo a los jóvenes, no desde la cuestión intelectual o como creador, sino desde el Reyes humano, huérfano, emocionado porque va a salir de la ciudad, etcétera.

Me parece, dijo, que eso genera más empatía con los jóvenes lectores y ya después se darán cuenta el tipo de persona que están leyendo y lo que significa su legado, pero mientras eso ocurre ya se logró un acercamiento. Creo que eso es lo que tenemos que hacer con figuras tan encumbradas, tan separadas de los lectores. Esa debería ser la estrategia y luego enfocarnos en su obra», expresó.