El Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, sostuvo que la democracia es una construcción colectiva, por lo que llamó a defenderla en todos sus planos, incluyendo los logros alcanzados en la paridad de género.

Al participar en la inauguración del evento conmemorativo por el Día Internacional de las Mujeres “Democracia con inclusión: Buenas prácticas hacia la igualdad sustantiva en América Latina” que se realizó en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, señaló avances que han permitido a México “dar un gran salto en una democracia paritaria e incluyente” y que lo ubican como uno de los tres países con mayor porcentaje de legisladoras en el mundo.

Sin embargo, reconoció que aún se enfrentan desafíos y resistencias. “Ejemplos de democracias que fracasan, incluso, incubando desde su seno el germen autoritario, deben llamarnos a la alerta, no sólo en términos de la desnaturalización de la democracia o su agotamiento, sino en temas específicos que ocupan las reflexiones de hoy”.

Acompañado del director del IIJ, Pedro Salazar Ugarte; de la representante de ONU Mujeres en México, Belén Sanz Luque; la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, María Wendy Briceño Zuloaga, y del magistrado presidente de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Felipe Fuentes Barrera, dijo que en vísperas de la celebración del Día Internacional de las Mujeres el evento –coorganizado por el INE, el IIJ y ONU Mujeres- permitirá reflexionar en la construcción de nuevos desafíos que siguen en la competencia paritaria.

La democracia es una construcción colectiva, por lo tanto su defensa debe ser refractaria a las pulsiones autoritarias, señaló Córdova Vianello.

Reconoce ONU logros alcanzados por México en materia de paridad

Los avances alcanzados por México en materia de paridad de género, fueron reconocidos por la representante de ONU Mujeres, Belén Sanz, “nunca ha habido tantas mujeres en la política, nunca ha habido tantas mujeres ocupando cargos públicos”.

Muchos países miran a México como una inspiración, dijo, pues ha empujado más distintas medidas que hay que llevar a cabo para garantizar esa representación política. Sin embargo, agregó, no están exentos de desafíos “las barreras estructurales que todavía enfrentan las mujeres debe ser el aspecto de nuestra más atenta preocupación. Existen barreras sociales, existen barreras institucionales, y estereotipos que siguen generando manifestaciones de discriminación”.

El magistrado presidente del TEPJF, Felipe Fuentes Barrera, sostuvo que ese órgano refrenda el desafío para seguir orientando los criterios judiciales para combatir eficazmente, a través de las sentencias, la violencia política de género “que nos ofende y que agravia a todas y todos”.

Afirmó que desde ese órgano fortalecerán la alianza con los poderes públicos, distintos órdenes de gobierno y ciudadanía en general, para seguir ganando batallas en favor de la igualdad de género.

“El Día Internacional de la Mujer es un recordatorio de los retos que aún tenemos por delante; las estrategias que se deben implementar, y el trabajo interinstitucional que permita acelerar los diferentes procesos en favor de la democracia con inclusión”, dijo el presidente del TEPJF.

En el foro, Fuentes Barrera rememoró las sentencias que ha emitido la Sala Superior en materia de paridad de género, como la que cerró la puerta a prácticas como la de “Las Juanitas”, en que partidos incurrieron en fraude a la ley para burlar la cuota de género sustituyendo mujeres por su suplente varón.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, María Wendy Briceño Zuloaga, subrayó la importancia de trabajar y fortalecer el derecho fundamental de las mujeres a vivir una vida libre de violencia “y el Estado tiene que ser garante de ese derecho fundamental”.

Mencionó los logros alcanzados, pero sostuvo que la igualdad sustantiva se alcanzará cuando sea real y efectiva no sólo numérica, sino que se transforme en una realidad libre de asimetrías, desequilibrios, marginación y de todo tipo de violencia.