Principal Internacional Declaración del Secretario General de la OEA: Colombia y la paz

Declaración del Secretario General de la OEA: Colombia y la paz

108
Compartir

El gobierno del Presidente Duque ha hecho todo por mantener la paz, por profundizar la paz con justicia y al mismo tiempo erradicar las plantaciones y combatir el narcotráfico. No ha sido ni será tarea fácil. Es un hecho comprobado que el llegar al gobierno en agosto pasado, el cultivo de coca había alcanzado un récord.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito informó en septiembre pasado que el cultivo de coca había alcanzado 171.000 hectáreas en 2017. Ello representa un aumento de 17 por ciento respecto al año anterior. La tendencia en el tiempo habla por si misma: desde 2013, la superficie ocupada por el cultivo de coca ha crecido, en promedio, 45 por ciento. El cultivo también es tres veces más productivo que en 2012.

Es decir, el plan de paz, cuyas negociaciones se iniciaron en 2012, ha estado caracterizado por un pronunciado aumento del cultivo y trafico de drogas. Es una contradicción en sus términos, pues con el narcotráfico no hay paz sostenible. Ese desafío encontró el gobierno de Ivan Duque al asumir el 7 de agosto de 2018.

Así y todo, el gobierno se ha hecho cargo de dicho problema y al mismo tiempo que ha redoblado esfuerzos por mantener la paz. Somos testigos y partícipes de estos logros por medio de nuestra Misión de Apoyo al Proceso de Paz, MAPP-OEA. Hemos constatado los siguientes avances:

El gobierno viene trabajando en la prevención de riesgo para los ex combatientes y se han articulado esfuerzos con el Ministerio del Interior, la Policía Nacional, la Unidad Nacional de Protección UNP, El Ejército Nacional, la Defensoría del Pueblo, así como las instancias establecidas en el acuerdo de Paz como la Mesa Técnica de Protección y Seguridad.

Se ha provisto niveles de seguridad para los ex combatientes que se mantienen en 24 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR). En cada espacio existe un batallón con aproximadamente 100 miembros de la FFPP y se creó un contingente dentro de la Policía Nacional.

Para garantizar su adecuada participación política en las próximas elecciones locales y regionales de octubre, el gobierno se encuentra estudiando un plan de protección especial para los candidatos del partido de las FARC.

El gobierno continúa con las acciones para garantizar la reincorporación de los desmovilizados ex combatientes de las FARC. En estos momentos se encuentran acreditados más de 13,190 desmovilizados dentro del programa de reincorporación el cual contempla una renta básica, educación y proyectos productivos.

El gobierno creó el Plan de Acción Oportuna de Prevención y Protección para Defensores de Derechos Humanos, Líderes Sociales, Comunales y Periodistas (PAO) con el fin de impulsar una estrategia articulada para garantizar su seguridad y la promoción de sus derechos humanos. En Tumaco, Nariño, se ha realizado un plan piloto de seguridad para los líderes del programa de sustitución de cultivos ilícitos a nivel nacional, coordinado con los Ministerios de Defensa y Justicia, la Fiscalía, la Defensoría, la Armada, el Ejército y la Policía.

El Gobierno ha decidido dar continuidad al programa de sustitución de cultivos (PNIS) y cumplir los acuerdos alcanzados con 72.015 familias para que sustituyan voluntariamente sus cultivos a cambio de diversas ayudas. Asimismo, creó el Puesto de Mando Unificado (PMU) contra el narcotráfico, que sesiona semanalmente, y busca garantizar el respeto de los acuerdos individuales y colectivos de la sustitución voluntaria por parte de la Fuerza Pública. Ello redundará en mayores oportunidades económicas para los campesinos, contribuyendo a acelerar el desarrollo rural del país.

La paz en Colombia debe protegerse. Nadie lo tiene tan claro como el presidente Duque. Desde la OEA, estamos orgullosos de haber sido, y continuar siendo, parte de dicho esfuerzo.