Sofía Reynoso, medallista en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, sólo está a la espera de debutar en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 y de esta manera escribir las primeras letras de su historia deportiva en el canotaje de slalom K1.

Reynoso Díaz Barriga recibió el pase olímpico luego de la reasignación de los cupos hecha por la Federación Internacional de Canotaje tras la cancelación del Preolímpico. De esta forma, México tendrá presencia por primera vez dentro del canotaje slalom en unos Juegos Olímpicos.

Para la poblana, radicada en Veracruz, estar en la universo olímpico es gratificante porque como todo atleta, representar al país en estas dimensiones es satisfactorio y además porque se muestra el nivel del canotaje mexicano.

Si bien, en la antesala a la cita olímpica en Lima, Perú saboreó la alegría de subir al podio, en los Juegos Olímpicos el panorama es otro, porque los rivales van con mejor ánimo y desde luego algunos con más experiencia.

Europa goza de un nivel alto en la especialidad, aunque en América también se tiene un potencial que bien puede poner a un representante en el podio.

La mexicana verá acción el sábado en el Centro de Slalon de Kasai en donde buscará superar el primer obstáculo que es la eliminatoria junto a kayakistas como la kazaja Yekaterina Smirnova, la marroquí Celia Jodar, la suiza Naemi Brandle o la local Aki Yazawa.

Reynoso junto a la brasileña Ana Satila, son las únicas representantes de América Latina, quienes tienen la encomienda de pasar el primer corte para llegar a la zona de clasificación.

La recta final de su preparación la realizó en Europa en donde tuvo la oportunidad de competir en algunas pruebas y adquirir fogueo rumbo a la cita olímpica.

Artículo anteriorSuspenden visitas en centros penitenciarios de Zacatecas
Artículo siguienteUAG y Consejo de la Judicatura renuevan convenio de colaboración