En la disertación de expertos en torno al coronavirus y la emergencia que se enfrenta por la pandemia, se planteó que la enfermedad previsiblemente se definirá en torno a dos escenarios: que se erradique por completo, o que se convierta en una enfermedad estacional.

En la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación se realizó la tercera sesión del Seminario de Diplomacia Científica e Infertaz Ciencia- Política en torno al Covid19, en colaboración con la UNESCO y la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo, en el que participaron especialistas en biología molecular y celular y en salud pública, quienes debatieron en torno a la actualidad y futuro de la enfermedad.

En el conversatorio “México ante las epidemias: capacidades científicas en salud pública”, Rosa María del Ángel, jefa del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), señaló que los coronavirus constituyen una familia de virus con un origen desconocido, aún. Estos patógenos están envueltos, explicó, lo que quiere decir que tienen una capa lipídica que los cubre.

En los últimos años, explicó, se han registrado tres brotes epidémicos importantes causados por coronavirus SRAS-CoV: el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave que inició en noviembre de 2002 en China y que afectó a más de ocho mil personas en 37 países; el MERS-CoV, causante del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio y del que se han notificado más de dos mil 400 casos de infección en distintos países, y una cifra superior a las 800 muertes, y el COVID 19.

La también experta en dengue y fiebre amarilla, expresó que, en nuestro país, no se investiga ni trabaja en el nivel adecuado sobre estos tres tipos de patógenos porque no se cuentan con las instalaciones necesarias y, además, porque no hay recursos suficientes para el estudio e investigación.

José Luis Santiago, experto en políticas públicas de salud y gobierno de la Facultad de Medicina de la UNAM, se refirió a la complejidad de contar con espacios suficientes para que los casos sospechosos se mantengan aislados, a menos que, como ocurrió en otros países, se contemplen cuarentenas masivas en lugares definidos para ello.

La probabilidad de encontrar casos positivos en una población asintomática es notoriamente baja, aunque, aclaró, éstos pueden ser fuente de contagio, apuntó.

Giorgio Franyuti, director de Medical Impact, estimó que para el COVID 19, hay dos escenarios posibles a futuro: que se erradique por completo, o que se convierta en una enfermedad estacional, es decir, que una variante atenuada del virus circule de manera estacional, como ocurre con el virus de la gripe.

Por su parte, Lourdes Segura, profesora del Departamento de Biología Celular de la Facultad de Ciencias de la UNAM, apuntó que la característica útil para el posible tratamiento o prevención de la enfermedad es que este virus pueda ser atacado con jabón. De ahí la importancia e insistencia, dijo, de lavarse las manos, continuamente.

Luis Felipe Jiménez, coordinador del Departamento de Biología Celular de la Facultad de Ciencias de la UNAM, externó que para hacer frente a la pandemia en México se debe contar con científicos capaces de entender lo que sucede en los procesos moleculares y biológicos, para trabajar conjuntamente en la construcción de soluciones.

Parsifal Islas, colaborador en la SECTEI y moderador del conversatorio, resumió que hacer política pública basada en evidencia científica se logra fomentando una cultura científica entre la población.

En este conversatorio se explicó que los coronavirus se transmitían de forma limitada entre humanos, y aunque se desconoce su origen, se conoce que ciertos animales como los murciélagos actúan como portadores. https://youtu.be/gj8UB6TJOec