Principal Deporte De Burundí a Buenos Aires, con el tenis como bandera

De Burundí a Buenos Aires, con el tenis como bandera

63
Compartir

Sada Nahimana sabe lo que es ganarle a las adversidades. En Burundí, el país en el que vive, sobre Africa Central, escasean tanto los clubes como los jugadores para competir en tenis. Sin embargo, ella se las ingenió para estar en Buenos Aires 2018.

Nahimana, N° 33 del ranking juniors, cayó este miércoles en la segunda ronda del cuadro de singles y sigue en carrera de dobles mixtos. Su presencia en las mejores citas ya es un logro en sí mismo teniendo en cuenta que en su país no es usual practicar tenis. “No es popular en mi país, no mucha gente juega este deporte allí. De hecho tenemos un sólo gran club de tenis, se llama L’Entente Sportive, en Buyumbura. Tenemos clubes en otras ciudades e incluso canchas en hoteles, pero el único grande es sólo ese”, le contó a buenosaires2018.

Teniendo en cuenta eso es fácil entender por qué Burundí prácticamente no tiene jugadores profesionales. Sada se transformó en una excepción a este contexto y explicó cómo lo consiguió: “Empecé al jugar tenis porque mi padre es coach, él me entrenaba. Aunque el que vino conmigo a Buenos Aires 2018 es otro, no mi padre. No sé qué hubiese pasado si mi padre no fuese coach de tenis, él me guió hacia las canchas”, se emocionó.

Los Juegos de la Juventud trajeron a Sada por primera vez a Argentina. Y está fascinada: “Es muy agradable estar aquí, no había estado nunca. En la Villa Olímpica hay muchos atletas de diferentes países y podemos hacer amigos. De este país no conocía mucho, sólo conocía a (Lionel) Messi. Él es mi jugador favorito de fútbol. Estaba deseando venir aquí para ver a los jugadores, tú sábes”, se rio.

Saliéndose del fútbol, Sada habló de sus referencias en el tenis: “Mis favoritos son Rafael Nadal y Serena Williams”.

Otra cosa distingue a la burundesa, además de ser una privilegiada en disputar los Juegos de la Juventud, un hobbie que no la avergüenza para nada y que no abandonó en Buenos Aires: “Me encanta dormir, ¡es mi acción favorita! Duermo todo el tiempo”, dijo. Y volvió a reirse. Al mismo tiempo lo justificó hablando de su cultura: “En mi país no hay mucho para hacer, es muy chico. No hay tampoco muchos deportes para practicar. Además, es una nación que no tiene mucho dinero. Si no estuviese jugando tenis, estaría estudiando en mi casa y probablemente casada”.

La delegación de Burundi sólo cuenta con cinco atletas en estos Juegos Olímpicos compitiendo en atletismo, judo y tenis. El grupo es reducido, por lo que Sada también aprovechó para valorar esa situación y enviarle un mensaje a otros jóvenes de su edad que sueñan con el deporte: “Prueben hacer muchos deportes y vean en qué son buenos. Practiquen mucho y sean felices haciéndolos, aunque a veces sea difícil”.