Cultura de la paz debe incluirse como eje rector de la educación

Javier Bárcenas

El diputado del PRI Ernesto Nemer Álvarez llevó hasta tribuna una iniciativa para agregar al artículo tercero de la Constitución, el concepto de promover la cultura de la paz como pilar de la educación en México, ante los tiempos de violencia y odio que nos avasallan.

Dijo que es responsabilidad de todos los legisladores apostar al respeto, a inculcar valores como la inclusión y dignidad de las personas, “nadie puede estar en contra de la paz, los legisladores también son ciudadanos y padres de familia”.

La iniciativa de ley que presentó el diputado priista es para que todos los partidos políticos la incorporen al análisis que actualizará el marco jurídico de la reforma educativa.

Explica que educar para la paz es propiciar el desarrollo de habilidades y la adquisición de herramientas que permitan a las personas convivir en forma pacífica, es sentar las bases para que nuestras niñas y niños crezcan con una visión que privilegie la convivencia pacífica, la solidaridad y la cooperación sobre la violencia y el conflicto.

El diputado mexiquense justificó que de manera urgente se requiere aplicar programas de estudio que fomenten valores como la justicia social, la cooperación, la igualdad, el respeto, la bondad y la autonomía.

“A través de la educación es posible introducir en las nuevas generaciones los principios y conocimientos para el respeto hacia la paz, los derechos humanos y la democracia” expuso.

Mencionó que los legisladores deben reconocer que es un foco rojo el hecho de que las aulas se han convertido en espacio  donde se reproduce la violencia en forma sistemática entre los alumnos, lo que conocemos como el bullying.

Esto, como consecuencia de la decadencia de  valores y la promoción del odio, división y  confrontación, que debemos erradicar totalmente en nuestra sociedad.

Insistió en que “es aquí donde los legisladores tienen que actuar con responsabilidad y establecer en el marco jurídico  la cultura de la paz como pilar de la educación, misma que permita a nuestros niños y niñas formarse con valores, respeto, inclusión y dignidad.

“Todos somos ciudadanos y lo que los diputados apoyen y aprueben va a beneficiar o a perjudicar a 130 millones de mexicanos” dijo el legislador.

Recordó que la violencia es un problema a nivel mundial y no es casual que entre los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Agenda 20/30, la promoción de la paz ocupa un papel central para hacer frente a la violencia y a los retos globales.

También consideró indispensable lograr que los valores de paz sean los que rijan las soluciones de los conflictos inherentes a las relaciones humanas, y que los ciudadanos se comprometan con el cambio social y la construcción de la paz.

“Educar para la paz es propiciar el desarrollo de habilidades y la adquisición de herramientas que permitan a las personas convivir en forma pacífica, es sentar las bases para que nuestras niñas y niños crezcan con una visión que privilegie la convivencia pacífica, la solidaridad y la cooperación sobre la violencia y el conflicto”, concluyó.