jueves, abril 25, 2024

Cultura Comunitaria trabajó con más de 5 mil personas en condición de migración o en proceso de reinserción social

Cultura

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del programa Cultura Comunitaria, promueve el ejercicio de los derechos culturales de personas vulnerables en condición de migración o en proceso de reinserción social. Durante el 2020, trabajó con 5 mil 286 personas en condición de migración, personas privadas de la libertad y en proceso de reinserción social, a través de actividades presenciales y a distancia.

De este modo, por medio de actividades artísticas y culturales que fortalecen los valores comunitarios como la empatía, la escucha activa, el diálogo y el intercambio de experiencias y con el fin de generar espacios seguros, cómodos y de acompañamiento a las personas migrantes, se han atendido a 4 mil 599 personas de cuatro albergues ubicados en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en colaboración con el colectivo “Sueños viajeros sin fronteras”.

Asimismo, la formación de las personas privadas de la libertad por medio de actividades artísticas promueve su profesionalización para que, posteriormente, puedan ejercer como artistas profesionales y encontrar nuevas formas de vida. Por ejemplo, el taller de “Gráfica canera”, encabezado por Andrés Huitrón, imparte talleres de grabado a 38 personas privadas de la libertad en San José el Alto, Querétaro.

También, “Kolëctiv.Feat”, colectivo artístico que trabaja con hombres privados de su libertad en la Ciudad de México, realizó diferentes actividades, en las que han participado 22 mil 516 personas, entre público en general y nuevos artistas privados de su libertad o en proceso de reinserción social, con la finalidad de explorar su creatividad y producir obras artísticas que promuevan su profesionalización para que, posteriormente, puedan ejercer como artistas profesionales y tener alternativas. Por ejemplo, una de estas iniciativas fue la exposición “De Ícaros y alas, libertad desde la cárcel” en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que participaron mil 500 personas.

La fundadora y directora de “Kolëctiv.Feat”, Lulú Sánchez Puig, comenta que “los tiempos en reclusión son muy largos, pero dentro conocen los procesos artísticos y esto les permite canalizar su ira, su enojo, su rabia, su abandono y encontrar, además, una profesión para vivir y poder sacar todo eso que traen dentro y convertirlo en algo positivo.”

Por su parte, la poeta y gestora cultural Mara Romero de “La letra escarlata”, colectivo con el que también se colabora para trabajar con 439 personas entre mujeres, hombres y adolescentes en reclusión de Cajeme, Sonora, cuenta que “La letra escarlata” inició con el objetivo de desarrollar actividades culturales para tener calidad de vida durante el tiempo que están privados de su libertad y, cuál sería la sorpresa, se convirtió en una puerta de libertad en un lugar donde se vive bajo un cielo prestado”.

Igualmente, a través de talleres de grabado, dibujo, pintura, lectura y redacción, “El reo ilustrado”, colectivo que trabaja en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de Santa María Ixcotel, Oaxaca, realiza mecanismos que faciliten la reinserción social de 90 personas mediante la enseñanza de actividades artísticas que promuevan el desarrollo emocional, personal y comunitario para fomentar la libertad creativa como herramienta de nuevas perspectivas de vida.

En este sentido, Cultura Comunitaria contribuye a la sensibilización de la ciudadanía con el fin de erradicar prejuicios y discriminación hacia personas en condición de migración, privadas de su libertad o en proceso de reinserción social, con acciones -en su mayoría virtuales- como conferencias, encuentros o cursos. Estas actividades tuvieron 31 mil 887 personas participantes. Por ejemplo, en colaboración con la Compañía de Teatro Penitenciario y el Foro Shakespeare, se realizaron 20 presentaciones teatrales en los centros penitenciarios y 12 conversatorios en línea denominados “Movidas penitenciarias”, ambas actividades con un total de 8 mil 679 reproducciones, donde talleristas, especialistas y personas en proceso de reinserción social comparten sus experiencias sobre los beneficios personales de la creación artística. Las “Movidas penitenciarias” más recientes están disponibles en la página de Facebook de la Dirección General de Vinculación Cultural (@VinculaCultura).

Mediante estas acciones, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del programa Cultura Comunitaria, promueve el ejercicio efectivo de los derechos culturales de personas, grupos y comunidades, prioritariamente de aquellas que han quedado al margen de las políticas culturales, de este modo ha tenido presencia en poco más de 500 municipios de las 32 entidades del país, con la participación de un millón 800 mil personas.

Sigue las redes sociales de la Secretaría de Cultura en Twitter (@cultura_mx), Facebook (/SecretariaCulturaMX) e Instagram (@culturamx).