Cristina Alonso Garcia denuncia maniobras de la Secretaría del Trabajo y del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral para favorecer a Ricardo Aldana

Nacional

En las elecciones para elegir a la nueva dirigencia en la Secretaría General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), siempre existió complicidad de las autoridades laborales para asegurar el triunfo del “delfín” de Carlos Romero Deschamps, afirmó la excandidata Cristina Alonso García, quien denunció las diversas irregularidades ocurridas durante el proceso.

A pesar de la instrucción presidencial de dar paso a una Reforma Laboral que permitiera la libre elección de los dirigentes gremiales en todos los centros de trabajo, como parte de un acuerdo de T-MEC, la Secretaría del Trabajo y el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral cayeron en severas omisiones como la de permitir la participación y posterior “triunfo” del trabajador de confianza Ricardo Aldana Prieto, violando leyes y estatutos.

De acuerdo con la líder y excandidata, el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, en voz de diversos funcionarios, dicha instancia nunca tuvo atribuciones para resolver sobre dichas violaciones, y que solo fue una autoridad “registral”.

El Centro, afirma Alonso García, “respondió” las denuncias e inconformidades con un “mismo machote diciendo que dichas anomalías no constituían duda razonable, y se apresuró en entregar la toma de nota a Ricardo Aldana, y con ello destruyó la Credibilidad de la Reforma Laboral”.

El Centro reconoce que la razón que tuvo para actuar así, es que como el resultado de las votaciones —que también fueron impugnadas— eran “mayoritarias”, era de “interés” colectivo dar la toma de nota a Aldana Prieto, para garantizar la operación del sindicato, cuando en los hechos esto significó que la autoridad laboral se puso de lado del multi-impugnado personaje.

Para justificar sus acciones, crearon —por instrucciones de la Secretaría del Trabajo– una liga electrónica donde se ingresaron las quejas por violaciones de todo tipo, con el engaño de que en caso de proceder alguna queja se anularía la elección y se repondría el proceso.

“Las más de 400 quejas fueron desechadas con la misma respuesta ‘copiada y pegada’, pues para ellos ninguna de ellas constituía una ‘duda razonable’, y en Fast track otorgaron la toma de nota a Ricardo Aldana”, denunció Cristina Alonso.

Agrega que tanto la Secretaría del Trabajo como el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral se “lavaron las manos” y transfirieron la responsabilidad de resolver las denuncias en manos de un Juez federal en materia del Trabajo.

“Nunca admitieron que ya había dado la toma de nota e incluso bajaron de la página de la STPS la información, para tratar de hacer ver que estaba analizando las quejas”, señaló.

Por ello Cristina Alonso solicita a la más alta investidura de país una investigación al respecto para rescatar la reforma Laboral que prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, “pues estoy segura de que él no sabe los manejos de las instancias que actuaron a favor de Aldana”.

Cristina Alonso confía en que el Juez Quinto de Distrito en materia del Trabajo, no se deje presionar por la autoridad laboral federal ni por la mafia del STPRM y Aldana y proporcione el amparo solicitado hace varias semanas.

“Existe el temor de que dicho impartidor de justicia reúna todas las demandas

—pues han sido varios excandidatos que se han inconformado—, para desecharlas en paquete violando así nuestras garantías individuales”, advierte Alonso García.

La excandidata hace un llamado a toda la clase trabajadora, principalmente de las dependencias del Estado como el SNTE, el SNTSS, el SNTISSSTE y otros, a pedir al Ejecutivo federal incluir la participación de los trabajadores para rediseñar la Reforma, “pues hasta solo se tomó en cuenta a los ‘expertos’ de la Secretaría del Trabajo”.