Una pregunta que yace ante la lacerante realidad de violencia de México es cómo sobrevive la población civil frente a un Estado que ha revelado su fracaso y qué aportes corresponden a la cultura, un sector diverso que “puede tocarnos mediante la empatía emocional y el entendimiento racional para comprender fenómenos que crean gran inseguridad”.

Esta interrogante llevó a la doctora Luz María Sánchez Cardona a desarrollar el proyecto de investigación y creación VIS Fuerza (in)necesaria, una exploración sobre el tema a través del arte transdisciplinario que requiere de un proceso de indagación, construcción de expresiones artísticas y participación ciudadana.

La profesora del Departamento de Artes y Humanidades en la Unidad Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) participó en el Coloquio Internacional Articulaciones: Derechos Humanos en la Cultura y las Artes, realizado en el Museo de Arte Contemporáneo (MUAC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde expuso los esfuerzos para apoyar a las víctimas de violencia mediante esta iniciativa.

VIS Fuerza (in)necesaria está concebido en cuatro partes; la primera es una pieza que recoge 74 audios de balaceras que civiles grabaron en video con sus teléfonos celulares y los subieron a YouTube; los sonidos fueron integrados a un dispositivo en forma de pistola de 9 milímetros, activado por el usuario pulsando el arma para escuchar a través de la bocina.

VIS Fuerza (in)necesaria II exploró el tema de la violencia de los niños en Ciudad Juárez, Chihuahua, aquellos que eventualmente serán jóvenes y luego los adultos de este país, y que están siendo violentados de manera permanente y no cuentan con los apoyos para acabar con ese trauma; esta parte del proyecto buscó llevar imágenes de dos dimensiones a la construcción de una tercera de este imaginario infantil.

La doctora en arte por la Universidad Autónoma de Barcelona explicó que VIS Fuerza (in)necesaria III acompaña al colectivo Las Rastreadoras de El Fuerte con un instrumento eficaz para que los grupos de civiles que buscan a sus seres queridos puedan sistematizar la información, es decir, se trata de una herramienta digital a partir de la cual construir una cibercartografía para organizar tipos diferentes de datos arrojados en las búsquedas.

“La plataforma nació con fines prácticos, como la documentación audiovisual de sus expediciones, pero también buscó ser un espacio de memoria; es un proyecto que no expone en un museo, pues es de uso privado”. Es una aplicación para dispositivos móviles que le va a permitir a colectivos como Las Rastreadoras de El Fuerte llevar sus propios registros con audio y textos en una red privada y segura, así como visualizar la información y tener un archivo de las rutas que realizan.

Y, finalmente, VIS Fuerza (in)necesaria IV es una pieza sonora que aborda la realidad de la desaparición forzada desencadenada en México entre 2006 y 2019 y tiene su origen en el trabajo de campo que realizó con el colectivo Las Rastreadoras de El Fuerte, donde hizo una serie de grabaciones con micrófonos especializados y videos que después reconstruyó para formar una exposición sonora que despliega los registros que la artista realizó durante las expediciones del colectivo en el desierto.

La muestra auditiva no cuenta con la parte testimonial, sino sólo con la interacción que establecen los individuos del colectivo en su búsqueda, los sonidos de este grupo en su trayecto de búsqueda cotidiano. Esta exposición se presenta actualmente en el Espacio de Experimentación Sonora del MUAC de la UNAM.

Mirna Nereyda Medina Quiñones, del Colectivo Las Rastreadoras de El Fuerte, en Los Mochis, Sinaloa, México, y madre de un hijo desaparecido, relató que el grupo al que pertenece se compone de unas 120 mujeres que hacen búsqueda de personas desaparecidas y que han contado con el apoyo de estudiantes, académicos y gente de la sociedad civil en general. “México es una fosa gigante, pues existen miles de tumbas clandestinas con miles de cuerpos”.

En la Mesa Responsabilidad de la comunidad artística ante la emergencia también participó el poeta y activista Javier Sicilia, quien describió la realidad actual como una gran crisis civilizatoria que debiera llevar a los artistas a replantearse la función sobre el papel que transmite el arte en resignificaciones o devolución de los sentidos para poder entenderse y ser realmente constructores en un mundo que ha perdido sus significados.

Daniel Giménez Cacho, voz del Colectivo de artistas y trabajadores de la cultura El grito más fuerte, expresó que “frente a la emergencia que vivimos, es responsabilidad del actor generar empatía y fortalecer los vínculos comunitarios, y esto necesariamente pasa por el reconocimiento de lo que somos y de lo que padecemos; estamos obligados a preguntarnos para qué sirve lo que hacemos”.

Paulina Suárez Hesketh, actual directora general del Festival itinerante de documentales Ambulante, habló desde la trinchera del cine sobre el documental Hasta los dientes, que clama por justicia para dos estudiantes del Institutio Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Javier Francisco Arredondo Verdugo y Jorge Antonio Mercado Alonso, asesinados el 19 de marzo de 2010 en el campus central de esa sede académica.