La titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), dependiente de la Secretaría de Gobernación, Fabiola Alanís Sámano, participó en el webinar organizado por la Secretaría de la Función Pública (SFP) ‘Diálogos sobre corrupción y violencia de género’.

En el evento encabezado por la titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, la comisionada subrayó que la corrupción es un fenómeno multidimensional ampliamente correlacionado con la pobreza, pues distorsionan la manera en que los ingresos, recursos y servicios públicos son compartidos y distribuidos entre la población.

Resaltó que los efectos de la corrupción tienen un impacto diferenciado en grupos poblacionales vulnerables, da paso a desigualdades, lo que crea un “caldo de cultivo para la violencia y el conflicto”.

Abundó que la corrupción tiende a darse en áreas que afectan temas relevantes como son los presupuestos, programas sociales con enfoque diferencial y el acceso a servicios públicos, “porque cuándo un sistema es corrupto los derechos humanos de las minorías y grupos vulnerables están en desventaja”.

La titular de la Conavim, agregó que las mujeres son un sector afectado que necesita recurrir a instituciones justas y efectivas para poder acceder a la justicia y servicios esenciales; mediante tres estrategias: comunicación, sensibilización y capacitación que permita visibilizar los efectos diferenciados de las conductas delictivas asociadas al fenómeno de la corrupción en las mujeres cómo lo es la extorsión sexual y la trata de mujeres.

Asimismo, se deben fomentar mecanismos de auditoría social y control institucional que incluyan protocolos y canales de denuncia específicos para las mujeres; por lo tanto, destacó que se requiere de acciones multidimensionales que aborden los problemas estructurales de desigualdad e inequidad en el país.