El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados -a través de Antonio Ortega Martínez- saludó el hecho de que, tras la propuesta presentada hoy por Mario Delgado de generar un “fondo emergente” por 26 mil millones de pesos (a partir de un superávit de los ingresos nacionales) para enfrentar cualquier contingencia, se acepte desde el partido en el gobierno, la urgencia de actuar ante el coronavirus, COVID-19.Ortega Martínez destacó que, en el caso del PRD, existe acuerdo con la iniciativa donde se anuncia el fondo; pero reiteró su llamado a Delgado Carrillo, coordinador de las y los diputados de Morena a hablar con claridad y realismo.
Aclaró que, en este proyecto, se falta a la verdad en cuanto a la forma en que será obtenido el dinero (a partir de un 15 por ciento del superávit estimado en este 2020) pues lo cierto es que la economía no va bien, las bajas proyecciones de crecimiento hacen evidente que no habrá mejora y, por ende, ese dinero se debe obtener a partir de recortes al gasto público establecido o, finalmente, la otra salida la más fácil; pero peligrosa es: deuda.
“Mario Delgado establece como fondeo para estos recursos, utilizar un 15 por ciento del superávit estimado para este año en el presupuesto; pero solo él no acepta reconocer que las estimaciones de ingresos fiscales y de gasto no serán cumplidas este año”, citó.
Asimismo, Ortega, quien también forma parte de las comisiones de Presupuesto y Cuenta Pública; y de Hacienda en la Cámara de Diputados, consideró importante que haya voluntad de establecer el fondo -demandando desde la oposición- para usarlo conforme se vaya presentando la crisis; pero también será fundamental que el gobierno presente el plan, la política pública preventiva, para contener los impactos y los efectos”, aclaró.
“Hay que actuar con anticipación, establecer un plan de compra de medicinas en un mercado saturado y con una alta demanda que se va a dificultar; definir la compra de equipamiento, camas para aislamiento de posibles enfermos; cámaras, aparatos de todo tipo; contratar personal, médicos especialistas; montar laboratorios; reforzar los servicios sanitarios en los niveles estatal y federal; contar con unidades médicas ambulatorias que recorran el país y posean capacidad para llegar a las regiones más aisladas y abandonadas”, destacó.
Es importante, finalizó, no conformarnos con el fondo y empezar a actuar; sino también contar con un plan de contingencia concreto que permita adelantarnos a las consecuencias y prevenirlas. También que, por favor, el Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell no le haga al “juego del perico” que desmiente y después repite” (en torno a la necesidad del fondo de contingencia), cuando señala que no se requiere; pero lo acepte si –eventualmente- lo apruebe esta Cámara.