La hispanidad es la serie en la cual el Coro de Madrigalistas, de la Coordinación Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), dedica su programa a la música de un país.
El 22 de febrero en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, a las 19:00 horas, y el domingo 24 en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, al mediodía, se escucharán diversos géneros de la música argentina.
Acompañados por un instrumentista de bandoneón y una pareja de bailarines, el Coro de Madrigalistas, el cual dirige Carlos Aransay, interpretará piezas sacras e incluso tangos.
Entre las líneas de trabajo que realiza desde 2018 está efectuar un viaje por los países que constituyen la hispanidad, dijo Carlos Aransay: “Empezamos en el Castillo de Chapultepec con un programa reservado a España; el de México lo llevamos a Perú, por lo que Argentina será el tercer país de esta serie”, comentó el director quien estudió en la Escuela Superior de Canto, el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid y el Royal College of Music de Londres.
El director del coro, quien ha dirigido las orquestas nacionales de Perú, Cuba y Costa Rica; del Sodre, en Uruguay; de la Radio de Pilsen, República Checa y la London Symphony Orchestra, señaló que Argentina es un país que ha visitado y donde ha trabajado. “He hecho conciertos para la Embajada Argentina en Londres y grabado algunas obras con el Coro Cervantes”, del cual es fundador y director.
Ahora vamos a visitar Argentina, musicalmente; la primera parte consta de obras sacras a capela de Fernando Moruja, compositor y director de coro que murió en 2004, dejando tras de sí un gran prestigio como director y compositor. Estas obras son pequeñas joyas de la música sacra latinoamericana.
Las Indianas, de Carlos Guastavino, acompañadas con piano y percusión, serán los temas a continuación. “Son obras representativas clásicas dentro del repertorio coral”.
Las lamentaciones de Jeremías, de Alberto Ginastera, son un tríptico, también de obras fundamentales del siglo XX para el repertorio coral de Latinoamérica y el mundo, son difíciles, muy fuertes vocal y dramáticamente. Son un estreno para el Coro de Madrigalistas, apuntó.
Canciones más populares son El árbol del olvido, también de Ginastera; El último café, de Héctor Stamponi, y dos de los tangos más famosos que interpretó Carlos Gardel: El día que me quieras y Volver, con letra de Alfredo Le Pera y música de Gardel.
El recital finaliza con el bandoneón de Ares Hernández Sosa, los bailarines José Antonio Recoder Tovar y Valeria Vega Solórzano, quienes interpretarán Las cuatro estaciones porteñas de Astor Piazzolla: Otoño, Invierno, Primavera, Verano.
Es un programa ambicioso, de estilos diferentes, lucidor, que invita a que la música argentina sea más conocida en México.
“El Coro trabajó muy duro en el programa de las lenguas indígenas. Nos mantiene a todos mentalmente jóvenes, porque cada ensayo hay que estudiar muchas cosas: ritmo, lenguas, etcétera. Es un programa difícil”, aseveró Aransay, quien también ha dirigidolos coros Nacional de España, de RTVE, Comunidad de Madrid, de la Radio Alemana de Hamburgo y del Festival Campos de Jordao.
“En los próximos meses seguiremos visitando países, ya tenemos pensado y diseñado los programas de Brasil y Perú, y continuaremos por toda la hispanidad. América Latina tiene gran cantidad de música coral espectacular”.

Artículo anteriorSofía Isaac y Warney Jiménez, ganadores de la Carrera de la Acrodey
Artículo siguienteEn Sesión Solemne la Suprema Corte de Justicia de la Nación rinde homenaje de despedida a la ministra Margarita Luna Ramos