COPPPAL condena y rechaza presencia militar inglesa en costas de Guyana; Viola Tratado de Tlatelolco y la Declaración de San Vicente

Internacional
  • Acto hostil de Gran Bretaña puede dinamitar acuerdos Venezuela-Guyana por el Esequibo, advierte Alejandro Moreno
  • Alerta sobre un Plan de recolonización del Caribe, usando el poder de las petroleras.

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), condenó y rechazó la presencia de una fragata de guerra que el Reino Unido de la Gran Bretaña ha apostado  frente a las Costas de Guyana en momentos que Venezuela y Guyana, han establecido un diálogo franco y directo, bajo el patrocinio de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Comunidad del Caribe (CARICOM), en busca de lograr una solución negociada a la controversia territorial en la Región de la Guyana Esequiba.

El presidente de la COPPPAL, Alejandro Moreno Cárdenas, quien junto a destacados líderes partidistas de la región impulsa una solución negociada a la crisis y mantiene un monitoreo permanente al conflicto, expresó su preocupación por la presencia del buque militar HMS Tren, lo cual motivó un fuerte despliegue militar de Venezuela en la región.

“La situación que hoy se vive en la zona, no sólo podría dinamitar los primeros acuerdos alcanzados entre Venezuela y Guyana en San Vicente y Las Granadinas, que derivo en la Declaración de Argyle, documento que da una oportunidad a la paz entre ambas naciones. La historia nos enseña que una provocación de este tipo, en momentos de gran tensión política y militar, puede desembocar en un conflicto de mayor escala, por lo que es urgente que CELAC y CARICOM convoquen de manera urgente a ambas naciones y se reafirmen los acuerdos alcanzados”, alertó el líder de los partidos progresistas del continente.

Dijo que la presencia de esta fragata de guerra inglesa no es casual, sino un acto hostil, de provocación, que busca influir en las negociaciones entre Venezuela y Guyana sobre un territorio rico en reservas de petróleo, gas, oro y diamantes. “En la COPPPAL consideramos inaceptable la presencia de una potencia militar extracontinental, que ha llevado el incremento de las tensiones fronterizas entre dos países del hemisferio, por ello nuestra exigencia a Gran Bretaña para abandonar la zona. A nadie conviene un conflicto de mayor escala. Basta de guerras”, expresó.

Por ello, a nombre de los más de 70 partidos de 30 países que hacen vida en la COPPPAL, Moreno Cárdenas hizo un llamado al Gobierno de la Gran Bretaña a retirar este buque de guerra, al tiempo que pidió la intervención de la Organización de las Naciones Unidas y su secretario Antonio Guterres, para que se pronuncie sobre esta presencia militar inglesa en la zona que, sin duda, atenta contra el espíritu del Tratado de Tlatelolco que definió a América Latina y el Caribe como una región de paz. “Este acto hostíl de Gran Bretaña puede dinamitar los acuerdos alcanzados por Venezuela-Guyana encaminados a superar en paz y por vía del diálogo, la controversia sobre la Guyana Esequiba”, reiteró.

Desde la COPPPAL, reafirmó, seguiremos aportando nuestros buenos oficios en favor de la paz y con un claro rechazo a la militarización de la región, como lo hemos expresado a los Gobiernos de Venezuela y Guyana, así como a las autoridades de la CELAC y el CARICOM.

Alejandro Moreno, manifestó que desde la COPPPAL se ha venido alertando sobre un un Plan de recolonización del Caribe, usando el poder de las grandes compañías petroleras. “Hoy detonó el conflicto en el Esequibo, pero está en puerta otro en las antiguas Antillas Neerlandezas, donde Holanda ha detectado grandes yacimientos de Gas y Petróleo, principalmente en las islas de Curazao y Bonaire, frente a las costas de Venezuela, lo que llevó al reino holandés a cambiar en 2010 el estatuto de esos territorios para hacer una recolonización en clara violación al derecho internacional y a la carta de Naciones Unidas, con el fin de privilegiar a sus poderosas compañías petroleras”.