Close
Una manera distinta de leer...

Conversatorio virtual sobre la película El peluquero romántico”, del director Iván Ávila Dueñas

  • Fue en el marco del Día Mundial de la Salud Mental y el Día Mundial de las Ciudades, en el Palacio Legislativo de San Lázaro
  • El cine mexicano es una alternativa para abordar un amplio abanico de temas: Elías Robles Andrade

Para conmemorar el Día Mundial de la Salud Mental, 10 de octubre, y el Día Mundial de las Ciudades, 31 de octubre, en el Palacio Legislativo de San Lázaro tuvo lugar el conversatorio virtual sobre la película El peluquero romántico, del director zacatecano Iván Ávila Dueñas.

​         Como parte de la edición octogésima primera del Programa Tardes de Cineclub, convocado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública y el Museo Legislativo “Sentimientos de la Nación”, se analizó esta cinta mexicana accesible de manera gratuita en Film Latino.

Elías Robles Andrade, director del Museo Legislativo “Sentimientos de la Nación”, afirmó que el cine mexicano es una alternativa para abordar un amplio abanico de temas, como el de atender la salud mental en la coyuntura de la pandemia, porque ha generado que las personas con algún tipo de trastorno ahora presenten una condición más crítica.

​         Refirió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reportado que cerca de un mil millones de personas tienen algún tipo de trastorno mental, situación que se ha potenciado en la coyuntura de la emergencia sanitaria.

Además, cada 40 segundos hay un suicidio en el planeta.

​         Sobre el Día Mundial de las Ciudades, señaló la relevancia de la efeméride para concebir a las urbes como comunidades donde se registra la innovación, además de que en ellas se puede despertar la creatividad, proveer servicios y tener más condiciones a fin de que el individuo se desarrolle.

Conforman un contexto que apuntala el desarrollo sostenible de la Agenda 2030, en busca de lograr como comunidad internacional ciudades más seguras, resilientes y sostenibles, agregó.

​         Erick García Corona, encargado de actividades cinematográficas del Museo Legislativo, indicó que la película El peluquero romántico se estrenó en el Festival de Cine de Morelia 2016, su distribución comercial fue en 2019 y el lanzamiento internacional se realizó en el Festival de Cine de Estocolmo.

​         Consideró que es una película particular y difícil de incluir en un género. Da mucha atención a los detalles y atmósferas personales.

Muestra la construcción del personaje en un momento de cambio e inflexión y cómo se reestructura para encontrar un nuevo camino en la ciudad, pero en circunstancias de hace 30 años, porque el peluquero no tiene un celular; sin embargo, los hechos suceden en la actualidad.

​         Sobre la formación académica del director Iván Ávila Dueñas, señaló que es licenciado en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac, especialista en apreciación y guión cinematográfico en el Centro de Investigación y Enseñanza Cinematográfica en la Universidad de Guadalajara.

Mexicanidad y espacios públicos en proceso de extinción

​         El peluquero romántico es la historia de un peluquero de barrio que comienza a reconstruir su vida emocional a partir de la muerte de su madre.

Su existencia gira alrededor de su casa y la peluquería; nunca le suceden grandes cosas, hasta que un día, por azar del destino, aparece en Río de Janeiro, refiere la sinopsis.

​         Iván Ávila Dueñas, director y guionista de la cinta, explicó que ésta se inspiró en encontrar una posibilidad para hablar sobre la mexicanidad, de lo cotidiano a través de la peluquería, concebida como una cápsula del tiempo en proceso de extinción, porque ahora se convierten en barber shop, y permite mostrar que en México hay actividades que van desapareciendo.

Señaló que la película se construye en ciclos semanales, a partir de un hecho muy fuerte y dramático para la vida del personaje, porque inicia cuando la madre muere.

Ella era el eje de su vida y queda solo, desorientado, abandonado. Intenta hacer una revisión de la reestructuración emocional para recuperarse poco a poco y encontrar la normalidad.

Busca identificar qué es lo que impide avanzar al personaje, atorado emocionalmente y enfrentarlo ante la culpa para que se destrabe; propone entrar a su mente para entender sus intereses y observar sus oportunidades a fin de transformar esa visión de la realidad.

​         Se muestran mundos internos para conocer qué sucede a las personas en esos universos sentimentales e internos, vinculados a la salud mental con la presión de los sentimientos e instintos, lo cual no es sano, y evitar adentrarse para no verlos.

​         Encuentra sorpresas que cambian la visión respecto de quién era su madre y de las vivencias que había perdido por estar tan ligado a ella. Son temas clásicos del cine mexicano, la inquietud fue retomarlo con otra perspectiva, a fin de ahondar en la situación emocional y psicológica del personaje, identificar los mecanismos que encuentra para llenarse de valor y descubrir aptitudes que desconocía, agregó.

​         “Quería hablar de este tipo de visión de un México que se aleja, que conocimos en el pasado y que en un afán de modernidad no modifica las cosas para bien, mediante la construcción de un personaje analógico y anacrónico”.

Es decir, que vive de una nostalgia que no le corresponde, situada en la época actual, pero inmerso en dos espacios: la casa materna, donde estuvo toda su vida, decorada por su mamá, donde tiene poca injerencia, y el otro universo, la peluquería del tío, donde tampoco tiene demasiada participación”, refirió.

scroll to top