“Convergencias” una exposición en la que Laura Vázquez hace homenaje a la literatura a través de la cerámica.

Cultura
  • Laura Vázquez participa en la exposición colectiva “Convergencias” donde con su trabajo busca exaltar su amor por la poesía y la cerámica al unirlas en cada pieza.
  • En sus obras está su admiración por escritores como William Carlos Williams, Cesar Vallejo, Jorge Luis Borges; los premios Nobel Naguib Mahfuz, Kazuo Ishiguro, Mario Vargas Llosa o Annie Ernaux; incluso Juan Pablos, el primer impresor de la Nueva España; así como algunos de los versos que ella ha escrito.
  • Convergencias” reúne el trabajo de 19 mujeres de la CDMX que muestran sus coincidencias a través de sus obras realizadas en el taller Proyecto 931 dirigido por Maya Colmenares. La exposición se presenta en el Centro Cultural San Pablo, en la ciudad de Oaxaca y podrá visitarse hasta el 5 de mayo.

Laura Vázquez González expone en la colectiva “Convergencias” con piezas en las que busca exaltar su amor por la poesía y la cerámica, uniendo ambas artes en cada obra como un punto de reunión y liberación, mostrando que las dos están presentes y marcan de alguna manera nuestra vida cotidiana.

La muestra se exhibe desde el pasado 2 de febrero en Centro Cultural San Pablo –sede la de la Fundación Alfredo Harp Helú—en la ciudad de Oaxaca, Hidalgo No. 907 Antiguo Callejón de San Pablo, y podrá visitarse hasta el 5 de mayo de 2024.

            “Convergencias” se titula así porque reúne el trabajo de 19 mujeres de la Ciudad de México que muestran sus coincidencias a través de sus piezas realizados en el taller Proyecto 931, dirigido por Maya Colmenares, en el que pretenden hacer también un homenaje al fuego y otros recursos de significación que convergen en este mundo contemporáneo y globalizado en el que nos hallamos unos frente a otros: diseñadores, arquitectos, curadores, historiadores, poetas, ceramistas…

            A invitación de María Isabel Grañén Porrúa, investigadora doctora en Historia del Arte y presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú, quien está convencida de que la lectura es un factor de cambio e inclusión social, se organiza esta exposición en la que Laura Vázquez, también poeta y editora, presenta obras que ha trabajado en los últimos dos años para acercar a más público a la literatura y a la poesía a través de la cerámica.

En su trabajo  está su admiración por ceramistas como Gustavo Pérez; y por escritores como William Carlos Williams, Cesar Vallejo, Jorge Luis Borges; los premios Nobel Naguib Mahfuz, Kazuo Ishiguro, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Annie Ernaux; papiros, e incluso una pieza de cerámica que es una prensa de encuadernación, un homenaje a Juan Pablos, el primer impresor de la Nueva España, en la que se puede leer su famosa frase: “habiendo que hacer, trabaje y no pare”… así como poemas escritos por la propia Laura Vázquez.

Esta artista visual, estudió primero Literatura Latinoamericana, y en la Universidad de Oxford realizó un diplomado en literatura inglesa, interesada sobre todo crear un taller de teoría literaria y niños, debido a su pasión por difundir la palabra.

Más tarde pudo explorar otras áreas de la cultura como la cerámica, un material ancestral en las manos de los hombres, y buscó fundirla con la literatura para realizar murales en homenaje a diversos autores.

En su obra expuesta en “Convergencias” podemos ver un mural, con mosaicos de doble cara, dedicado al poema “Los heraldos negros” del peruano César Vallejo, realizado con la técnica rakú para simbolizar el color obscuro de los versos con la quema de la cerámica, transformándola con elementos como la tierra, el fuego, el aire, el agua, y que combinó con acrílico. Otra obra es para la novela El gigante enterrado de Kazuo Ishiguro en donde las leyendas del pasado, memoria y olvido, se tocan en el arte y la palabra. Y una al poema “The Red Wheelbarrow” (La carretilla roja) de William Carlos Williams, dónde como su autor, lo único que pretendió fue retratar un instante en el amanecer, con gallinas, y aún se puede percibir el rocío de la mañana. También hay papiros hechos con arcilla, barro, alfarería o terracota que homenajean los libros antiguos o los papeles apilados.

“La cerámica está en nuestras vidas, todos hemos tomado un plato de sopa en una pieza de cerámica, y quizá no nos detenemos a ver de qué se trata. La cerámica lleva procesos muy similares a lo que es la producción de un libro, corren como paralelos, tiempos de fatiga y reposo: No se trata nada más de crear objetos bellos y utilitarios, sino que tengan un sentido para nuestra vida”.

Su propuesta artística busca conectar la cerámica, las artes gráficas, y la literatura, ya que está convencida de que el arte cambia la apreciación de la realidad y enriquece nuestro entorno. Su obra mezcla representaciones objetivas de espacios internos que conectan su espíritu con sus novelas y poemas favoritos; combina técnicas de quemas experimentales que arrojan efectos a sus piezas de cerámica y que son resultado de la pasión del fuego aliado también a sus lecturas.

A lo largo de su trayectoria profesional Vázquez González ha realizado publicaciones para museos, libros infantiles y de poesía. En los últimos años ha explorado integrar la cerámica para hacer más visible la literatura e integrarla a un constructo de Literacidad social.

Laura Vázquez como editora estuvo a cargo de la coordinación editorial del catálogo de “Convergencias”, en el que las algunas de las 19 artistas presentan, además de cerámica, pinturas y dibujos. En la muestra participan: Maya Amrein, Maya Colmenares, Ana María Forero, Elsa González, Magdalena Mosig, María Mora, Natalie Priede, Lucia Rocha, Cristina Rodrígo, Jeanne Saade, Elena Sánchez Mejorada, María Sordo, Fortuna T de H, Alexandra Trímboli, Laura Vázquez y Fernanda Vizcaya.