El nivel del río Usumacinta ha continuado con una tendencia a la baja, al presentar un descenso de 24 centímetros en las últimas 24 horas, aunque se mantiene aún por encima de su nivel crítico. Se espera que se ubique por debajo del nivel de inundación en un plazo de 10 días, aunque ello dependerá de las lluvias que pudieran registrarse en su cuenca.

De igual forma, el río Pichucalco se encuentra ya 55 centímetros por debajo de su nivel crítico; el río Puxcatán se encuentra 11 centímetros por encima de su nivel crítico, aunque mantiene tendencia a la baja; el Grijalva, después de su paso por Villahermosa, se mantiene 79 centímetros por encima de su nivel crítico, aunque con tendencia a la baja. Los ríos que han mantenido una tendencia al alza son el Tulijá y el río De la Sierra.

Así lo informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua) durante su participación en la reunión de control presidida por el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, en la que se informó que, gracias al intenso trabajo de las brigadas de Protección a la Infraestructura y Atención de Emergencias (PIAE), se han logrado abatir de forma importante las inundaciones que afectan a diferentes centros poblacionales en los municipios de Centro, Emiliano Zapata, Jalpa de Méndez, Jonuta, Macuspana, Nacajuca y Tacotalpa.

Desde el 1 de noviembre, personal de Conagua en Tabasco ha bombeado casi 22 millones de metros cúbicos de agua y se han entregado tres millones 120 mil litros de agua potable a través de pipas. Ello, en beneficio de casi 128 mil personas.

Las brigadas PIAE continúan operando 44 equipos de bombeo de diferentes volúmenes, la mayoría de los cuales se concentran en el municipio de Centro. Ello ha permitido que en diferentes puntos del estado la población cuyas viviendas se ubican en zonas bajas y que permanecieron inundadas durante semanas, hoy pueda regresar para iniciar las labores de limpieza y reiniciar sus actividades.

La Conagua hizo un llamado para evitar asentarse sobre cauces de ríos o lagunas, porque ello incrementa el riesgo de sufrir inundaciones en temporadas de lluvias.

Adicionalmente, la Conagua continúa trabajando también en el estado de Chiapas, en donde se registraron afectaciones en diversas vialidades y viviendas, con tirantes de 50 centímetros, así como afectaciones a los sistemas de agua potable.

Personal y equipo de la Comisión han trabajado en los municipios de Ocotepec, Salto de Agua, Reforma, Ocosingo, Chapultenango, Chamula, Tumbala, Francisco León, Jitotol y Simojovel, donde han suministrado en total casi 1.4 millones de litros de agua potable, en beneficio de más de 47 mil personas.