Continúa la ciudadanía apoyando en el rescate de vida silvestre; asegura Profepa un búho cornudo y un perico en Aguascalientes y S.L.P.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) logró rescatar a un búho cornudo en Aguascalientes y a un perico pecho sucio en San Luis Potosí, gracias a que la ciudadanía dio aviso de la ubicación de los ejemplares de vida silvestre.El 20 de abril, la Profepa recibió el reporte de bomberos del Municipio de Aguascalientes, sobre el rescate de un búho en una casa habitación. El ejemplar fue entregado en las oficinas de la dependencia.

Se trata de un polluelo de búho cornudo (Bubo virginianus), especie que se encuentra listada  en la NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de Amenazada (A); el ave fue valorada físicamente y no se detectó ningún signo de maltrato.

El ejemplar está resguardado temporalmente en las instalaciones de la delegación, y se establecerá contacto con alguna Unidad de Manejo para la  Conservación  de la Vida silvestre (UMA) para hacer la depositaría del ave y que esta pueda continuar con su desarrollo.

En la Delegación de Profepa en San Luis Potosí, se recibió una llamada por parte de un residente del fraccionamiento Españita, ubicado en el  Municipio de San Luis Potosí, dando aviso sobre la posesión de un ave al que no se le brindaban los cuidados adecuados para su sobrevivencia.

Los inspectores acudieron al sitio y confirmaron la posesión de un ejemplar vivo de perico pecho sucio (Eupsitula nana) el cual se encuentra en la NOM-059-SEMARNAT-2010 bajo la categoría de Sujeta a Protección especial, y en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre.

El Apéndice II  de la CITES –Convención de la que México forma parte-, incluye aquellas especies que no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, pero cuyo comercio debe controlarse a fin de evitar una utilización incompatible con su supervivencia.

El ejemplar fue entregado y asegurado por parte de esta Procuraduría; se mantiene en resguardo para su cuidado y alimentación con un especialista para su manejo, hasta que se determine a dónde será enviado para continuar con su desarrollo.

La Profepa continúa trabajando de la mano con la ciudadanía para evitar el comercio ilegal de vida silvestre, el trato  indigno hacia los ejemplares y la conservación de éstos.