Con la finalidad de abordar temas de gran ayuda para evitar el deterioro psicosocial por el confinamiento en casa, el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) realizó la charla interactiva En Conexión, con el tema: “Duelo y manejo de las pérdidas durante la crisis sanitaria”.El Consejero Electoral Bernardo Valle Monroy, indicó que En Conexión es una serie de conversatorios dirigidos al personal del órgano electoral capitalino, quienes realizan actividades laborales a distancia, así como a la ciudadanía en general, debido al confinamiento en casa por la emergencia sanitaria del COVID-19.

La plática, que fue impartida por la Dra. Andrómeda Ivette Valencia Ortiz y en la que participó como coordinador el Dr. Emmanuel Martínez Mejía, personas académicas de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), forma parte de las 5 exposiciones programadas para ser transmitidas todos los lunes de junio, en punto de las 17:00 horas, a través del canal de Youtube del IECM.

Durante su presentación, la Dra. Valencia Ortiz consideró que, en el marco de la  pandemia por el COVID-19, en caso de perder a una persona querida o a algo que nos afecte, lo más oportuno e importante es saber cómo debemos adaptarnos y reaccionar rápidamente para afrontar el duelo.

Por ello, dijo que durante el confinamiento las pérdidas son parte normal del desarrollo y del ciclo de la vida, éstas pueden ser de salud, materiales, económicas, laborales, de estatus, rutina o en las relaciones personales.

Mencionó que cada persona vive un proceso emocional diferente, resultado de una pérdida. Las principales reacciones físicas por una pérdida y que se vinculan con el proceso de duelo se expresan con ansiedad o miedo intenso, generando una activación del sistema nervioso simpático y parasimpático, además de que el cuerpo manifiesta una respuesta física de cansancio, taquicardia, dolor de cabeza, náuseas, sensación de vacío en el estómago, insomnio y pérdida del apetito.

Otras reacciones, añadió, son a nivel cognitivo y del pensamiento, por ejemplo, una persona que acaba de recibir una mala noticia y que vive un proceso de duelo, puede sentir confusión o dificultad para la toma de decisiones, preocupación constante, dudas, obsesiones o pensamientos rumiativos.

Por otro lado, expuso que hay quienes, ante una pérdida, expresan una reacción de amor o apego hacia la persona o de aceptación a la nueva situación, lo que se entiende y se revalora. En este caso, “se tiene un proceso de duelo saludable, es el momento en el que hemos entendido que estas pérdidas forman parte de la vida y de nuestro proceso de desarrollo, llegando a aceptarlo”.

Señaló que cuando tenemos una pérdida a nivel individual, debemos reconocer que también hay otras personas a nuestro alrededor, que también están experimentándola y que pueden ser familiares, compañeras o compañeros de trabajo.

La Dra. en Psicología reconoció que es muy importante, ahora que vivimos este proceso de duelo por las condiciones, a partir de la contingencia sanitaria, revalorar el papel del personal de salud, quienes trabajan y arriesgan sus vidas al atender a otras personas. Agregó que algunas de ellas ya perdieron la vida y, ante esto, sus familiares han destacado esa importante labor, que les ayuda a valorar que esa persona perdió la vida por ayudar a las demás.

En su exposición, se refirió a las condiciones especiales que se viven ante la pérdida de una persona, ya sea familiar, amiga o amigo. Por ello, indicó que es necesario conocer las disposiciones oficiales en cada entidad para llevar a cabo el proceso de despedida; es decir, qué podemos y qué no podemos hacer.

Uno de los retos más importantes que están viviendo quienes tienen a una persona de su familia enferma, es que no pueden ofrecerle acompañamiento mientras está hospitalizada. “Uno de los primeros cambios drásticos, es que tenemos que vivir el duelo en aislamiento, no podemos estar cerca de esa persona, ni realizar funerales o ceremonias que nos podrían ayudar a manejar mejor esta situación”.

En ese sentido, recomendó llevar a cabo “estrategias adaptativas” para realizar rituales de despedida de nuestros seres queridos; pues dijo, no hay que olvidar que son necesarios para logar un proceso de duelo saludable. “Un ritual de despedida no siempre es un funeral, tenemos otras posibilidades de despedirnos y dependerá de cada familia, de sus características o de los gustos o interés de la persona a la que estamos despidiendo”, consideró.

Finalmente, dijo que, de regreso a la normalidad, debemos reconocer que las cosas no serán como antes, se debe tener paciencia, identificar nuestras reacciones, recordar que el dolor emocional es parte del proceso para recuperarnos y estar pendientes para pedir apoyo profesional en caso de no superar alguna pérdida.

La próxima charla interactiva se realizará el lunes 8 de junio, a las 17:00 horas, a través del canal de Youtube del IECM, con el tema: “Manejo de ansiedad, miedo y frustración ante la crisis sanitaria”.