El diputado Antonio Ortega Martínez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados, consideró como un distractor más, el “positivo de Covid-19” anunciado por el Subsecretario de Salud, y responsable de la estrategia contra el virus, Hugo López Gatell. El perredista alertó sobre una nueva argucia para simular, primero, la falta de vacunas que enfrenta el país; pero también a que se busca transmitir la idea de que las y los funcionarios de primer nivel no sacan ventaja ante el resto de la población.

“Los contagios en el Gabinete van a seguir anunciándose -aunque no necesariamente sean ciertos- porque persiguen un propósito: Transmitir la idea de que ellas y ellos no son privilegiados pese a su posición, y que cumplen el mandato del Presidente Andrés Manuel López Obrador conforme a la “Estrategia Nacional de Vacunación”, que no se brincan la fila de las etapas de acuerdo a la edad”.

“No está acreditada la veracidad de sus dichos, se requeriría la confirmación médica de todas y todos quienes han reportado sus contagios porque los hechos no los respaldan, su autoridad moral ha sido cuestionada y no es descartable la intención de victimizarse y pretender transmitir que son honestos y que van cumplen los protocolos”, aseveró.

Ortega Martínez dejó en claro, sin embargo, que la población no vería mal que –por seguridad nacional- ciertos niveles de gobierno sean considerados esenciales y puedan recibir la vacuna porque México no puede darse el lujo de que sus principales mandos, estén sujetos a la letalidad de la enfermedad y la posibilidad de perder la vida.

Lo que sí nos queda claro, agregó, es que otra vez nos quedamos sin vacunas, y las recién llegadas 200 mil dosis procedentes de China son insignificantes en un país con niveles de contagio que van de 5 a 10 mil personas diariamente y para el cual se han programado –de acuerdo con la “Estrategia Nacional de Vacunación”- más de 174 millones de dosis para inmunizar a más de 104 millones de connacionales.

“Hasta este viernes han sido aplicadas apenas 1 millón 574 mil 158 dosis expuso el perredista; antes de lo previsto se terminaron las 870 mil vacunas de AstraZeneca distribuidas esta semana en 333 municipios, y todo parece indicar que, nuevamente, seguiremos perdiendo vidas y desarrollo por una táctica ineficiente, torpe y criminal de nuestro gobierno”, refutó.

Ortega Martínez recordó que, según la estrategia de vacunación, de diciembre de 2020 a este mes de febrero, se protegería a personal de salud de primera línea de control de COVID-19; y también a partir de este mes que estamos por finalizar (a abril), se vacunaría al personal de salud restante y personas de 60 años y más, lo cual difícilmente se cumplirá si mantenemos el actual ritmo de arribo de inoculaciones.

En la llamada “Tercera Etapa” (abril a mayo), corresponde a las personas de 50 a 59 años de edad; en tanto que para la “Cuarta Etapa” (mayo a junio), corresponderá a quienes tengan de 40 a 49 años; para las que requerirán más de 50 millones de dosis que, tal como estamos viendo -comentó- difícilmente podremos lograrlo en tiempo y forma.

Ante este escenario, concluyó el diputado federal, resulta ineludible un cambio de estrategia ya no solo en el tema sanitario sino económico y de seguridad nacional. El país está en riesgo de una crisis aguda que derivaría en mayor pobreza y violencia que a nadie convienen. Urge un golpe de timón, alertó.