Principal Nacional Conocimiento, experiencia y derechos de los pueblos y comunidades indígenas, fundamentales en...

Conocimiento, experiencia y derechos de los pueblos y comunidades indígenas, fundamentales en la integración de la legislación hídrica

57
Compartir

En la propuesta de Ley General de Aguas que elabora el Gobierno de México deberá tomarse en cuenta la experiencia que los pueblos indígenas han desarrollado sobre la organización comunitaria y la gestión de los recursos hídricos, así como su diversidad, cosmovisión y las características geográficas e hidrológicas regionales.

En ello coincidieron especialistas participantes en la cuarta sesión del Foro de Disertaciones sobre el Derecho Humano al Agua para la Construcción de una Ley General Incluyente, donde diversos especialistas dialogaron sobre cómo garantizar su acceso, particularmente en las zonas más vulnerables.

Al inaugurar la sesión, la Directora General de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), Blanca Jiménez Cisneros, informó que se trata de un foro donde especialistas de diversas instituciones y sectores emiten consideraciones, propuestas e ideas que serán tomados en cuenta para definir los temas de la consulta nacional que formará parte del proceso de elaboración de una propuesta de Ley General de Aguas.

Aprovechó para destacar que el Presidente Andrés Manuel López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación un Decreto donde se establecen facilidades administrativas para otorgar concesiones de agua para uso doméstico y público urbano en todo el país, pero principalmente a las comunidades más vulnerables, lo que representa el primer paso para garantizar el derecho humano al agua.

En su momento, Fermín Raygadas Robles, Director General de la asociación civil Cántaro Azul, señaló que para avanzar en la garantía del derecho humano al agua en comunidades rurales y marginadas, es fundamental reconocer y fortalecer la labor de los Comités comunitarios de agua, pues en esas regiones son la figura encargada de la gestión de los servicios del agua y de velar por la conservación en cantidad y calidad de los recursos hídricos.

Otro punto considerado como fundamental por Fermin Raygadas para reducir la brecha de desigualdad en zonas rurales es impulsar, entre los tres órdenes de gobierno y las comunidades, alianzas que permitan compartir la responsabilidad de la prestación de los servicios de agua y el saneamiento, pues queda claro que es una tarea tan ardua que no debe dejarse sólo a un ente.

En su momento, Jacinta Palerm, del Colegio de Posgraduados, indicó que en materia de gestión del agua es necesario desarrollar obras con visión de cuenca y de sustentabilidad ambiental que garanticen beneficios tanto para las partes altas como bajas y contribuyan a la conservación del ambiente, principalmente de los recursos hídricos.

Basados en la realidad actual, puntualizó la especialista, resulta fundamental considerar la apropiación que las comunidades y diversos grupos, incluso citadinos, han hecho de los sistemas de agua, pozos y otras infraestructuras, lo cual ayudará a evitar o solucionar conflictos.

Otros especialistas coincidieron en que en la nueva legislación no debe dejarse de lado aspectos que impactan en la disponibilidad de los recursos hídricos, como el cambio climático, las nuevas tecnologías y la creciente demanda de agua, así como determinar claramente las responsabilidades y la figura garante del derecho humano al agua, garantizar la participación social en la gestión del agua con el fin de permitir su actualización constante.

La titular de la CONAGUA agradeció la activa participación de la sociedad en las diversas sesiones del foro y reiteró la invitación a participar en las siguientes sesiones, que se realizarán el próximo 21 de agosto, el 4, 11 y 25 de septiembre, el 2, 16 y 23 de octubre, el 6, 13 y 27 de noviembre, el 4 y 18 de diciembre, así como el 8, 15 y 29 de enero.

Finalmente, sostuvo que las ideas vertidas en el foro serán tomadas en cuenta para mejorar el quehacer diario institucional, pues la gestión diaria del agua y la solución de sus problemas en México es independiente a la creación de una nueva legislación en materia hídrica.