El pleno del Congreso local aprobó un punto de acuerdo en el que exhorta a diversas dependencias de Ciudad de México a establecer una estrategia que implemente acciones y políticas públicas para prevenir el embarazo adolescente.

La legisladora Ma. Guadalupe Aguilar Solache, y  las diputadas Paula Soto Maldonado, Ana Cristina Hernández Trejo, y el diputado Efraín Morales Sánchez, todos del grupo parlamentario de MORENA, al igual que los legisladores de la Asociación Parlamentaria Encuentro Social, Miguel Ángel Álvarez Melo y Fernando  Aboitis  Saro, plantearon que en la capital del país sigue existiendo un porcentaje considerable de embarazos en menores de 20 años.

En tribuna, Aguilar Solache sostuvo que es necesario reforzar el trabajo e implementar acciones y políticas públicas transversales que prevengan el problema, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 16 millones de mujeres, entre 15 y 19 años, y aproximadamente un millón de niñas menores de 15 dan a luz cada año. En este escenario, México tiene el primer lugar a nivel mundial.

Abundó: “En México, en los últimos 15 años, la fecundidad y la proporción de nacimientos entre adolescentes se han mantenido en niveles altos. Más de la mitad de estos embarazos no son planeados y se reportan 77 nacimientos por cada mil jóvenes entre 15 y 19 años. Los embarazos conocidos como muy tempranos, es decir, en el grupo de edad de 10 a 14 años también van en aumento, con casi 27% de todos los nacimientos”, dijo.

Aguilar pidió a las secretarías de Salud, de las Mujeres, de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, así como al Instituto de la Juventud, todos de la ciudad, a que ante estas cifras impulsen, promuevan y establezcan una estrategia que conlleven acciones y estrategias para prevenir estos embarazos.

Refirió que, según datos del INEGI, en la Ciudad de México de 2006 a 2015, según datos del INEGI los porcentajes de nacimientos registrados de madres adolescentes han tenido variaciones, pasando del 15.3% a 13.5% en este periodo. “La cifra no deja de ser alarmante, toda vez que las madres más jóvenes les impacta de manera directa encontrar, a esta edad, una responsabilidad que determina de manera profunda sus vidas”.

El embarazo adolescente pone en riesgo a la madre y al recién nacido, cuanto más joven sea la madre mayor el riesgo para el bebé. A nivel global las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre adolescentes.

Por ello propuso “que las diputadas y diputados de este poder legislativo se sumen a la prevención del embarazo en la adolescencia impulsando acciones concretas en cada uno de sus distritos para difundir y realizar actividades a través de los 66 módulos de atención ciudadana, con el fin de replicar información enfocada a prevenir embarazo entre la población adolescentes en la Ciudad de México mediante la reproducción de material informativo sobre el uso de métodos anticonceptivos para hombres y mujeres”.

Por último, planteó que estas acciones se realicen con perspectiva de género y enfoque de corresponsabilidad entre hombres y mujeres, en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos para contrarrestar los estereotipos que violentan y discriminan a las mujeres, al colocarlas como únicas responsables de prevenir embarazos no deseados.