Concluye primera jornada del IV seminario internacional “Sostenibilidad de la Cadena de Valor Cacao-Chocolate”

Política
  • Mañana viernes continuará dicho evento en el Palacio Legislativo de San Lázaro

Al concluir la primer jornada del IV seminario internacional “Sostenibilidad de la Cadena de Valor Cacao-Chocolate”, organizado por la Comisión de Desarrollo y Conservación Rural, Agrícola y Autosuficiencia Alimentaria, que preside la diputada María de Jesús Aguirre Maldonado (PRI), expertos nacionales e internacionales señalaron que la producción del cacao es esencial para la economía del mundo, se pronunciaron por promover la capacitación para productores y destacaron la importancia de las certificaciones.

Necesario, implementar estrategias para garantizar su valor

Durante la Conferencia I: “Economía Mundial del Cacao y los desafíos regionales”, el director de la Organización Internacional del Cacao (ICCO), Michael Arrion, señaló que si bien el cacao ha presentado un incremento en su precio es necesario implementar estrategias que garanticen que su valor llegue a toda la cadena productiva.

Apuntó que el continente asiático es la puerta para que se expanda su mercado debido al número de su población e ingreso promedio. En el caso de México, enfatizó que requiere diversificar sus destinos de exportación.

Es importante fortalecer la producción del cacao en México

El senador José Narro Céspedes (Morena) destacó la importancia de fortalecer la producción del cacao porque México tiene la característica de que produce de calidad, pero muy poca cantidad y su consumo va en aumento a nivel mundial, por lo que puede ser una fuente de ingresos relevante para el país. Consideró que se requiere impulsar una gran reforma a favor del campo mexicano porque éste debe ser motor de la economía nacional   y el instrumento que puede ayudar a incrementar su valor y productividad es el cacao.

Atender la problemática de la cadena cacao-chocolate

Al impartir la conferencia “Ventaja competitiva Latinoamérica vs África”, Viviana A. Carvajal Salazar, del Centro de Investigaciones Económicas, Sociales y Tecnológicas de la Agroindustria y la Agricultura Mundial (CIESTAAM), expresó que el cacao tiene una tasa de crecimiento media anual del 4 por ciento y su valor en el mercado es de 11 mil millones de dólares, mientras que el chocolate tiene una derrama económica de 130 mil millones de dólares.

No obstante, dijo, las problemáticas de la cadena son: pobreza de los productores, ya que el ingreso que perciben es del 6 al 11.3 por ciento el costo final de una tableta de chocolate; cambio climático, deforestación y trabajo infantil. Por ello, es necesario emprender estrategias globales adecuadas para lograr la complementariedad de los actores estratégicos de la cadena de valor cacao-chocolate, en donde África es el mayor productor con el 75 por ciento y México representa el 0.8 por ciento de la producción mundial.

Diálogo Consultivo I: “Estrategias para fomentar la productividad y el comercio del cacao FFC entre países de América Latina”

Álvaro Moisés Ninco Daza, embajador de Colombia, dijo que en su país el cacao es considerado como el producto de la paz, porque su producción desarrollada en los municipios más golpeados por la violencia y el narcotráfico ha ayudado a superar estos conflictos. “Es un producto a consumir y representa parte de la esperanza de Colombia hacia la paz”. Agregó que con la política antidrogas “Sembrando Vida” se privilegia el fomento de su producción y su transformación en productos que son parte central de nuestra agenda.

En representación de Ecuador, Marcelo Pazos, experto en relaciones comerciales e internacionales, indicó que su país tiene un déficit de 70 mil toneladas de cacao asociadas al cambio climático y agregó que este producto se pierde en la cosecha a causa del desperdicio y plagas. Propuso que para impulsar al sector se requiere que las políticas se orienten a la educación del consumidor para incrementar el consumo ético, diversificar su uso y que su producción se base en la economía circular.

A nombre de la embajada de Costa de Marfil en México, el primer secretario, Yapi Guy Martial Adama, señaló que su país es agrícola y “tenemos 40 por ciento de la producción mundial de cacao”, por lo que es un actor muy importante en la cadena de valor de este producto. Precisó que hay muchas acciones del gobierno y del sector privado para aumentar la productividad y el comercio, y algunas estrategias con las que cuentan son el Consejo Café-Cacao, el Centro Nacional de Búsqueda Agrícola y una política del gobierno para ayudar a los empresarios nacionales e internacionales.

Carlos Javier Castillo Pérez, director general de Planeación y Evaluación de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, mencionó que en el país el año pasado el intercambio comercial de productos del cacao ascendió a más de mil 400 millones de dólares y el potencial de desarrollo que ofrece en la región es inmenso, por lo que mejorar las cadenas de valor en América Latina puede tener un impacto significativo en el desarrollo económico y social, fortalecer las capacidades locales, reducir la pobreza rural, empoderar a comunidades indígenas y ayudar a reducir la migración.

Los retos son eliminar el trabajo infantil, problemas ambientales y sindicales

En su conferencia “Regulación y políticas sostenibles de la cadena de valor cacao-chocolate”, Antonie Fountain, director de VOICE Network, red de 300 organizaciones productoras mundiales, expresó que entre los retos globales que tienen los productores es eliminar el trabajo infantil, los problemas sindicales, como los derechos de los trabajadores, así como los problemas ambientales, el cambio climático, la deforestación y el uso indebido de agroquímicos.

Consideró que la regulación de la Unión Europea afecta al mundo de la producción del cacao, por lo que se debe poner atención en estas normas estrictas. “Está llena de regulaciones, regulación como el cadmio que causó muchos problemas, la sustentabilidad corporativa, la del trabajo forzado y lo relativo a lo verde; todo esto afectará significativamente la capacidad de México, Colombia, Brasil y Perú en su producción”. Dijo que es importante regular la deforestación, el trabajo forzado y la trazabilidad para tener acceso al mercado de la Unión Europea, el desarrollo rural, la transparencia y la rendición de cuentas a nivel gubernamental, porque sin ellas se complica resolver los problemas a nivel causa y raíz.

Modificar el sistema agroalimentario

En su conferencia “La transformación de los sistemas alimentarios: caso del cacao en las Américas”, Diego Montenegro, representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura IICA, apuntó que se requiere modificar el sistema agroalimentario para que sean más sanos, inocuos y que cumplan con las necesidades cambiantes, mantener los mercados abiertos e impulsar la economía circular.

Conversatorio I: “Prácticas Sostenibles de la Cadena de valor Cacao-Chocolate”

Carla Amongero, de la Cooperación Alemana, explicó que se trabaja en México para atender, entre otras cosas, los impactos del cambio climático en diferentes sectores productivos y uno de ellos es el cacao. Detalló que por este fenómeno climatológico se tienen menos frutos, de menor calidad y un mayor riesgo de plagas. “Nosotros ofrecemos capacitaciones a grupos de productores y trabajamos en todos los sectores como política pública, estudiantes, organizaciones y productores”.

Elena Aranda, de la organización Rainforest México, expresó que la actividad en los 70 países donde tienen presencia es apoyar a las comunidades productivas y en México se abona a la certificación y a estrechar lazos comerciales con mercados más formales, sustentables y busca cambiar sus cadenas de abastecimiento a fuentes más sostenibles. “No somos intermediarios sino vinculantes en terrenos como Jalisco, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Yucatán e incluso la Ciudad de México”.

Francisco Javier Hernández Archundia, director de Servicios al Pequeño y Mediano Productor de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, expresó que a través del programa de Estrategia de Acompañamiento Técnico se busca fortalecer las capacidades de los productores para transitar a sistemas agroalimentarios más sostenibles, resilientes y productivos.

Elvia Quintanar Quintanar, colaboradora del Programa Sembrando Vida de la Secretaría de Bienestar, explicó que este proyecto gubernamental busca atender la pobreza rural y la degradación ambiental mediante una estrategia que recupere los sistemas agroforestales en el país. Agregó que el 30 por ciento de los sembradores del programa establecieron al cacao en sus unidades de producción.

Andrea Gil Vázquez, de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca del gobierno de Chiapas, comentó que en esta entidad desde hace muchos años se ha trabajado en temas agroforestales y se ha buscado no impactar al medio ambiente, así como cuidar el uso de suelo. “Nos comprometimos a visibilizar este importante cultivo y que pudiéramos articular acciones y políticas públicas para el beneficio de la parte sostenible”, y se ha contribuido en diferentes acciones.

Por parte de la Agrocadena Cacao Guatemala, Marcelo Darío Godoy Varillas expuso que como asociación buscan calidad más que cantidad, ya que es el valor diferenciador en la región y aunado de ello está la sostenibilidad y que todos los productores de cacao produzcan bajo sistemas agroforestales, donde no solo aprovechen el cacao sino también otras especies como las maderables, el clavo, la canela e incluso plantas medicinales y frutales. Buscamos calidad, impacto ambiental, social y económico”.

Por último, Omar Alberto Domínguez, de la Federación Nacional de Cacaoteros de Colombia, impartió la Conferencia II: “Retos y perspectivas de la cadena de valor de cacao en Colombia”, donde señaló que en su país existen 62 mil agricultores que ejercen la labor y están presentes en 600 municipios de esa nación. Consideró que uno de los componentes más desafiantes es el fortalecimiento de la cadena de valor para incrementar la productividad, calidad y generar impactos positivos en la comercialización.