GUADALAJARA, Jal.- Durante la segunda y última jornada, se desarrollaron dos paneles: El feminismo en las ciudades, y Participación y liderazgo de las mujeres en la agenda urbana; así como una sesión de cierre general de las actividades.

Como parte del panel Los Feminismos en las ciudades se abordó la construcción de los espacios urbanos considerando poner el cuidado de la vida y del reconocimiento de otras formas de construcción colectiva desde los territorios que los componen.

La académica e integrante de la colectiva “Femibici”, Jéssica Coyotecatl enfatizó en el derecho a la ciudad mediante la eliminación de infraestructura urbana que excluye para retomar los espacios comunes, recordando que todas las personas tenemos el derecho a vivirla y a habitarla.

“En la eliminación de los privilegios, en el reconocimiento de que todas y todos necesitamos condiciones dignas y un buen vivir. Una infraestructura que esté en manos de la gente”, dijo Coyotecatl.

Sobre la participación de las mujeres en la construcción de las ciudades, Sofía Valenzuela, fundadora de “Mamá Urbana”, reconoció el papel primordial que tienen las mujeres en las labores de cuidado de las ciudades y como la ciudad las complejiza; cuidados que se traducen en actividades para el bienestar de las personas, las cuales se han complejizado por la pandemia de COVID-19, aumentando la crisis de cuidados que existe en las ciudades.

“Es momento de fortalecer y crear redes en donde podamos colectivizar los cuidados, generar redes donde podamos ir de la mano a ocupar la ciudad y generar espacios más incluyentes. Necesitamos ciudades que cuiden, lugares para la niñez y las personas mayores”, mencionó Sofía Valenzuela.

Para lograr cambios significativos en las ciudades, coincidieron Zaida Muxi, Profesora de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona y Blanca Valdivia, integrante del Col•lectiu Punt 6 de Barcelona, en el poder desde lo local, el diseño urbano y de los espacios privados para poner al centro las necesidades de la vida cotidiana, y la importancia de considerar la relación del género y el territorio para transformar los espacios públicos.

Cora Ruiz, integrante de la Red Regional de “Asuntos del Sur”, destacó que los feminismos se han conformado en América Latina como otras formas posibles de construir las ciudades, con diferentes grados de organización y con una perspectiva horizontal, a diferencia de los liderazgos tradicionales verticales, haciendo énfasis en que no se puede hablar de democracia sin igualdad y espacios paritarios donde participen las mujeres en la construcción de las ciudades.

Por su parte, Gabriela Rendón, Profesora de la New School, se enfocó en que una ciudad pensada desde la perspectiva feminista, necesita contemplar los grupos socialmente silenciados y marginados, a partir de la experiencia que tiene en el trabajo con las cooperativas de vivienda en los barrios latinos en Nueva York, Estados Unidos.

Para concluir, las panelistas reforzaron la apuesta por la construcción entre mujeres que trabajan en colectivo, con alternativas que se están generando en tiempo presente.

Como parte del segundo panel, seis mujeres del programa de “Lideresas Urbanas: movilidad y género en América Latina” de la Red de Mujeres en Movimiento, presentaron  sus propuestas de proyectos que desarrollan en sus ciudades para mejorar los espacios públicos con enfoque de perspectiva de género. Las participantes fueron: Ana Lucía González, de Costa Rica; Ofelia Doris Soriano, de Perú; Saira Araceli Vilchis, de México; Noemí Loria, de Yucatán, México; Lucila Martinazzo, de Argentina; y Gisèle Labarthe, de Chile.

Los proyectos coincidieron en la necesidad de crear infraestructura adecuada además de intervenir y rediseñar los espacios públicos para las mujeres, niñas y adolescentes para tener espacios seguros durante sus trayectos en la ciudad; así como en enfocar proyectos y acciones que no solamente contemplen a las mujeres que son quienes generalmente son las víctimas de la violencia, sino también tomar en cuenta a los hombres, quienes por lo general son los victimarios, quienes ejercen las violencias tanto hacia las mujeres como hacia otros hombres.

Algunos de estos proyectos fueron crear redes vecinales de mujeres en sus comunidades o espacios para crear seguridad al caminar en los espacios públicos, un programa de empleo para mujeres en el sector del transporte y acortar esta brecha laboral de género, concientizar a los hombres sobre la violencia hacia las mujeres, fomentar el derecho de la niñez en la planificación de la movilidad activa generando espacios de diálogo y evaluación de proyectos urbanos, estructura de una guía que incluya visibilizar los patrones de movilidad con enfoque de género, y contar con acceso digno al transporte público tomando en cuenta todas las problemáticas y diferencias que hay en las ciudades, las calles y necesidades de las mujeres.

Durante la sesión de clausura del Congreso, se recapitularon alguna de las ideas más relevantes que se desarrollaron a lo largo de las dos jornadas.

Paola Lazo, secretaria de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres (SISEMH) destacó el diálogo nutrido que se desarrolló, con diversas exponentes y voces intergeneracionales, tanto con una trayectoria más extensa impulsando el tema como otras de más reciente incorporación. También señaló que ejercicios como éste son de gran utilidad para la SISEMH, en cuanto a la planeación urbana y cómo hacer de las ciudades espacios verdaderamente incluyentes, seguros y dignos. Mencionó el esfuerzo de grupos de activistas que han impulsado una agenda de mayor inclusión en la ciudad.

Por su parte, Libertad Zavala, directora de Movilidad y Transporte del Gobierno  de Guadalajara, destacó cómo se han unido cada vez más mujeres a los movimientos feministas, y de esta manera están tomando los espacios y transformándolos de una manera colectiva, llena de respeto, tanto en la academia como desde el activismo. A partir de una mirada de reconocimiento a las distintas formas de feminismos que existen. Señaló que el reto es pasar de ciudades seguras, a ciudades y espacios de gozo y disfrute para todas las personas.

Paola Tapia Salas, Cofundadora de Mujeres en Movimiento y ex-Ministra de Transportes de Chile, mencionó que este tipo de eventos son necesarios para empoderar a otras mujeres donde puedan compartir experiencia y el conocimiento a través del trabajo colectivo.

“Mujeres en movimiento surgió como un sueño hace 2 años en Alemania, hoy día somos más de 300 mujeres en Latinoamérica que estamos unidas y creemos que podemos trabajar en red, hacerlo con generosidad y que tenemos que creer en nosotras con valentía”.

Laura Ballesteros, de la Red de Mujeres en Movimiento, resaltó la importancia de trabajar en colaboración para impulsar los liderazgos y lograr construir proyectos para  incidir de manera más potente y transformar las ciudades a través de los espacios públicos para lograr cambios para todas las mujeres.

Gabriela de la Torre Ríos, Coordinadora de Investigación y Políticas de Género del IMEPLAN, señaló que “este tipo de proyectos de planeación urbana y feminismo también nos hace echar un cable a la tierra para conectarnos todas, es importante poner varias perspectivas para construir nuestras ciudades, y también  vincularnos con el movimiento feminista que nos sigue motivando y es el referente para hacer el trabajo desde las instituciones”.

Por su parte, Patricia Martínez Barba, Coordinadora General Estratégica de Gestión del Territorio del Gobierno de Jalisco, mencionó lo relevante y urgente que es rehacer las  ciudades para que las niñas, las jóvenes y las mujeres se sientan seguras y que en este espacio de reflexiones, diálogos, ejemplos compartidos y hallazgos que se trataron durante estas jornadas sirvan para esta tarea titánica. “Es la suma de las experiencias de todas lo que nos va a ayudar a acercarnos y a formar y a construir esta ciudad que necesitamos para brindar espacios seguros”, mencionó.

Señaló Martínez Barba que, “desde la Coordinación de Territorio y la SISEMH, hemos venido articulando una agenda conjunta para lograr una transversalidad del enfoque de género, hemos sumado esfuerzos varias funcionarias para el diseño de políticas. Un ejemplo es el programa Mi Pasaje Apoyo a Mujeres, una política inédita en la región que pretende cerrar las brechas de desigualdad que enfrentan las usuarias con menos recursos económicos y que suelen utilizar más el transporte público en el Área Metropolitana de Guadalajara para sus labores diarias, muchas de estas vinculadas al cuidado”.

Para finalizar, se pasó la estafeta del Congreso Internacional 50-50 del próximo año a Costa Rica donde Liza Catillo, Integrante de la Red de Mujeres en Movimiento y Carolina Hidalgo, Presidenta del Congreso de Costa Rica, compartieron la noticia y esperan que juntas puedan seguir creando espacios para tejer comunidad en toda América Latina.