El pasado 20 de septiembre concluyó con éxito el curso de reparación acordado entre los gobiernos de México y Estados Unidos sobre el caso de la planta de General Motors ubicada en Silao, Guanajuato, mismo que tuvo como objetivo garantizar condiciones para que las y los trabajadores sindicalizados participaran en el proceso de legitimación de su contrato colectivo de trabajo a través del voto personal, libre, directo y secreto. El curso de reparación se da en el marco del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (Anexo 31-A) del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).
El comunicado publicado el día de hoy por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) señala que, “la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai y el secretario del Trabajo, Marty Walsh, dan por concluido exitosamente el primer curso de reparación bajo el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida”. Asimismo, indicó que “estas acciones demuestran el compromiso del Gobierno de México para establecer un nuevo modelo de relaciones laborales basado en una mayor democracia y transparencia sindical”.
Además, la representante comercial del Gobierno de los Estados Unidos comunicó mediante oficio dirigido al secretario del Tesoro de ese país que, al haberse cumplido con los acuerdos del curso de reparación, se reanudará la liquidación de cuentas aduaneras en favor de la planta de General Motors en Silao, Guanajuato. Con ello, la empresa podrá seguir gozando de todos los beneficios comerciales del T-MEC.
El Gobierno de México reafirma su compromiso de garantizar que todas y todos los trabajadores ejerzan plenamente sus derechos de libertad sindical y negociación colectiva en el marco de la Reforma Laboral, y reitera su voluntad de seguir colaborando con sus socios comerciales para avanzar en la mejora de los estándares laborales en la región.

Artículo anteriorEl PRI solo estará a favor de las familias de México: Alejandro Moreno
Artículo siguienteCondenan en Comisión abuso de autoridad y uso de la fuerza de cuerpos de seguridad pública