Diputados del PT, encabezados por su coordinador, Reginaldo Sandoval Flores, presentaron las conclusiones del Primer Congreso Internacional Patriarcado, Prostitución y Violencia de Género: La Responsabilidad Masculina en el Aumento de la Trata de Personas con Fines de Explotación Sexual.

En conferencia de prensa con integrantes de Testimonio Social de Ética Revolucionaria Asociación Civil (Teserac), Grégoire Théry, director ejecutivo de la Coalición por la Abolición de la Prostitución (CAP internacional) y Angélica María Rivadeneyra Villarreal, doctora, indicaron que el objetivo es abolir la prostitución y cambiar de paradigma.

Sandoval Flores recordó que el pasado 5 y 6 de marzo, se realizó en la Cámara de Diputados dicho congreso con invitados internacionales.

Comentó que los integrantes de las asociaciones solicitaron que el Estado con sus órganos de gobierno, reconozcan que la prostitución es una forma externa de violencia que atenta contra la dignidad humana, sobre todo de mujeres y niñas, sus derechos, libertades fundamentales, un obstáculo para la igualdad de género y una forma de mercantilización del cuerpo de las personas.

“Se abordó la dicotomía que siempre existe entre quienes defienden la regularización de la prostitución como una forma de trabajo sexual y la postura abolicionista que señala que reglamentar la prostitución es como reglamentar la violencia, el feminicidio, la trata de personas, y darle permiso a los tratantes y explotadores de seguir mercantilizando y explotando el cuerpo de las mujeres”, dijo.

El diputado Gerardo Fernández Noroña recordó que el 9 de abril de 2011, en la LXI Legislatura, presentó una iniciativa en la materia con el entonces diputado, Jaime Cárdenas Gracia, para que fuera sancionado quien comprara prostitución y no quien se prostituye inspirado en los modelos nórdicos.

Angélica María Rivadeneyra Villarreal, doctora, consideró que es necesario crear un marco normativo integral para abolir la prostitución con una política educativa despatriarcalizante que señale la responsabilidad de la sociedad en su conjunto.

Agregó que se requiere capacitar en la materia a los cuerpos policiales, operadores de justicia, cuerpos médicos, profesoras y profesores, padres y madres, legisladoras y legisladores; con campañas nacionales y líneas de ayuda.

“Sobre todo, ofrecer una salida digna a las mujeres en situación de prostitución para que puedan dejar esa condición que las oprime y las violenta”, enfatizó.

Comentó que pidieron a las y los diputados federales que asistieron al congreso, que enviaran un exhorto a la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, para que en la Ley de Trabajadores no asalariados, no se incluya la prostitución como un trabajo y que el Estado no actúe como un Estado proxeneta.

“De igual manera se pidió que se dé seguimiento puntual desde la Cámara de Diputados al caso de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, mejor conocido como “El Rey de la Basura” y ex dirigente del PRI capitalino”, enfatizó.

También solicitaron que a la Constitución Política se le adicionará el derecho humano que proteja a toda persona de ser explotada sexualmente, con fines de prostitución.

“Es vital romper con el paradigma social, político, económico, cultural y educativo, que fomenta la prostitución como una forma de trabajo. La explotación sexual y la trata de personas no pueden ser consideradas como un trabajo”, expuso.

Grégoire Théry, director ejecutivo de la CAP internacional, destacó la importancia de no criminalizar la prostitución, pero sí a quién compra estos servicios sexuales.

“Es muy importante entender que la prostitución implica el poder que tiene una persona que con dinero paga a otra persona, a través de medios coercitivos, sobre todo, de mujeres vulnerables o muy pequeñas para que realicen esos actos sexuales”, concluyó.