Frente a la pandemia por el COVID-19, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha tenido la capacidad para seguir operando y abastecer de agua a la población. Así lo expresó Blanca Jiménez Cisneros, directora general de esta institución, al participar en la sesión “El funcionamiento de la infraestructura hidráulica durante la emergencia sanitaria COVID-19”, organizada por el Colegio de Ingenieros Civiles de México.

Indicó que, a la fecha, se sabe que el 25 por ciento de las enfermedades respiratorias pueden ser disminuidas con el lavado de manos, cifra que es probablemente mayor en el caso del COVID-19, dado que tiene un índice de contagio más alto.

Jiménez Cisneros realizó un reconocimiento a todo el personal de la Conagua que ha continuado trabajando para hacer posible la atención a sectores vulnerables y enumeró algunas de las acciones que se han llevado a cabo por la Comisión para atender la emergencia:

  • Se elaboró un manual de desinfección no convencional para comunidades indígenas y periurbanas, que se tradujo a 13 lenguas indígenas.
  • Se han suministrado 375 millones de litros de agua con pipas, en beneficio de casi 900 mil habitantes de 22 entidades.
  • Se han desazolvado más de 21 mil 563 pozos de visita, en beneficio de 1 millón de habitantes en 17 entidades.
  • Desde abril de 2020, se ha realizado, en coordinación con la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco), un estudio periódico para analizar las variaciones en el precio de las pipas en el sector privado.
  • Se ha monitoreado la calidad del agua de 594 hospitales COVID y se mejoró la cloración de 85 de ellos.
  • Se suministraron 17 millones de litros de agua, en beneficio de más de 131 personas de 47 hospitales.
  • Se donó cloro y equipos de desinfección a 42 hospitales y organismos operadores que abastecen de agua a estas instituciones de salud.
  • Para fortalecer a las entidades federativas y los municipios, se ha apoyado la potabilización y desinfección del agua con 132 millones de pesos para equipos, dispositivos de cloración e insumos, en beneficio de 19 millones de habitantes.
  • Se han suministrado 663 mil litros de agua a oficinas de gobierno en tres entidades —Chiapas, Estado de México y San Luis Potosí—.
  • Y para apoyar la seguridad alimentaria, se suministraron 53 millones de metros cúbicos de agua para riego, en beneficio de 26 mil hectáreas.
  • Todo esto fue posible gracias al esfuerzo diario de miles de trabajadoras y trabajadores del sector hídrico.

A su vez, Arturo Palma Carro, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México A.C., expresó que “a causa de la pandemia, los costos de operación de los organismos operadores han ido en aumento y nos hemos enfrentado a una importante reducción en la recaudación; la plantilla se vio afectada debido a que la mayor fuerza laboral de los organismos son población vulnerable; aumentó el endeudamiento con proveedores, y ha habido deterioro de la infraestructura existente. Sin embargo, no hemos parado operaciones”.

Agregó que “es necesario la creación de políticas públicas enfocadas al agua, en las que se reconozcan y aborden las necesidades de nuestro país para el desarrollo integral de los recursos hídricos. Es sumamente importante que se aplique la ley actual”. En su opinión, se debe trabajar hacia un nuevo modelo de gestión para hacer frente a los nuevos retos, al crecimiento de las ciudades, al cambio climático y a los nuevos patrones de lluvias.

Palma Carro propuso que se pueda considerar al personal que trabaja en campo para asegurar el abasto a la población como “en la primera línea de batalla”, para que puedan estar entre los primeros grupos que reciban la vacuna contra el COVID-19.

El director general del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM) de la Conagua, Víctor Bourguett Ortiz, informó que los trabajos para garantizar el agua potable a la población no han cesado. “Incluso durante la pandemia por COVID-19 se han realizado labores las 24 horas de los 7 días de la semana para reparar, rehabilitar y operar de manera efectiva la infraestructura hidráulica que conduce el agua en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM)”, comentó.

Agregó que en dicha región, durante la emergencia sanitaria, Conagua abasteció en 2020 un promedio de 22.7 metros cúbicos por segundo de agua en bloque. También se han entregado en la ZMVM 20 mil 874 metros cúbicos de agua en pipas, en beneficio de 198 mil 972 familias en hospitales y poblaciones vulnerables. En el Sistema Cutzamala se reforzó la cloración del agua para garantizar una concentración adecuada, y se llevaron a cabo operativos de monitoreo de cloro residual en 131 hospitales.

Por su parte, Esuberto Villagómez Nava, jefe de Operación de los Distritos de Riego 03 Tula y 112 Ajacuba en la Dirección Local Hidalgo de la Conagua, destacó las acciones continuas que implementa la Comisión, a fin de garantizar la producción de alimentos, por ejemplo, el aprovechamiento de agua residual, proveniente de la Ciudad de México y la zona metropolitana, para el riego agrícola de 86 mil hectáreas, en beneficio de 60 mil productores en el Valle del Mezquital.

A la par de la pandemia, el Gobierno de México se ha enfrentado a diversas emergencias, como las inundaciones en Tabasco debido a fenómenos hidrometeorológicos. En ese sentido, Luis Antonio Cabrera, encargado de la Subgerencia Técnica de la Dirección Local Tabasco de la Conagua, explicó que la Comisión atendió las anegaciones sin descuidar los protocolos de seguridad para prevenir contagios por COVID-19.

Ello permitió desalojar 34.5 millones de metros cúbicos de aguas anegadas en la entidad a causa de las lluvias y suministrar 4.3 millones de litros de agua potable en apoyo a 127 mil 900 habitantes en situación vulnerable. Todo ello, aseguró, se logró con únicamente el 30 por ciento del personal, debido a la contingencia.