Los procesos electorales que se han realizado en México y en otras partes del mundo, como el caso reciente de Ecuador, no han provocado picos de contagio de Covid, por lo que con la aplicación de protocolos adecuados de bioseguridad durante el proceso electoral de junio, éste no debe ser generador de incrementos en el número de casos en México.

Expertos en las elecciones independientes y de organismos electorales convocados por México Justo.org AC conocieron en afirmar que las elecciones no eran postergables y la democracia del país no debía esperar la realización de dicho proceso, el mayor en la historia del país.

Alejandro Avante Juárez, magistrado de la sala regional de Toluca, aseguró que sin embargo las elecciones tienen otros retos no sólo los sanitarios, entre los cuales sobresale un escenario de desencantamiento en alguna parte de la sociedad y la polarización como sociedad vinculada con un alto nivel de intolerancia, lo que provoca un “coctel bomba”

Dijo que el ánimo de las autoridades por imponer su voluntad o visión atenta abiertamente contra la institucionalidad democrática y electoral.

El establecimiento de 163 mil casillas en una votación en donde se renovarán 30 congreso y 15 ejecutivos locales, representan un gran reto que requiere recursos suficientes ya que las elecciones no podían caer en contexto de secundarización ya que son prioritarias en la organización del estado mexicano

Por ello, aseveró, el primer mensaje hacia la población debe ser el que salir a votar es seguro y el segundo es el de comunicar que no debe haber un uso electoral de la pandemia para lo cual es necesario cuidar detenidamente el actuar de los partidos y su intención de utilizar la pandemia como mecanismo para obtener simpatías electorales.

Por su parte, Juan Carlos Pérez Góngora, presidente de México Justo.org AC aseveró que es necesario comenzar a trabajar ya en la generación que organiza elecciones para crear condiciones de confianza en la población con base en honestidad y respeto al voto

México es uno de los países en los que el respeto al estado de derecho está muy mal evaluado y nuestras leyes suelen estar racionadas para combatir actos de corrupción en lugar de la convivencia y el desarrollo social.

Es necesario, añadió, fomentar la participación individual y social en la vida pública del país ya que existe aún mucha apatía entre los mexicanos en los temas más importantes como el caso de las elecciones.

En tanto Mauricio Huesca, consejero del instituto Electoral de la Ciudad de México, dijo que en la capital ya se han establecido modelos de bioseguridad para la selección de autoridades y candidatos locales en un proceso que instaurará 13,500 casillas en el territorio de la ciudad.

Explicó que desde el mes de marzo se tienen las recomendaciones para el desarrollo de campañas a partir de mejores prácticas en ambientes seguros, lo cual en ocasiones no es fácil porque es necesario buscar los espacios adecuados para ello.

El funcionario explicó las modalidades y ventajas de los esquemas de voto paisano y diputación migrante que habrá para la Ciudad de México y las condiciones para irse acercando eventualmente al modelo de voto electrónico.

Irina Graciela Cervantes, magistrada presidenta del Tribunal Electoral de Nayarit comentó que la pandemia postergó decenas de procesos electorales en países de todo el mundo y ejemplificó el caso de su entidad en donde fue posible que un partido político concluyera su proceso interno de forma virtual.

Dijo que si bien es posible realizar elecciones en medio de una pandemia, también hay que superar retos como el caso de la participación de minorías los grupos indígenas en donde el traslado y el rezago tecnológico deben irse superando.

La pandemia no puede ser, añadió, un pretexto para garantizar el derecho del voto y la libre elección de las autoridades dentro de un modelo democrático que debe garantizarse en todo momento.

Finalmente, Gloria Alcocer Olmos, directora de la revista Voz y Voto, y quien estuvo conectada en la conferencia desde Ecuador ya que fue observadora internacional del proceso electoral de ese país, aseguró que el ejemplo de esta nación latinoamericana, así como de procesos locales como los de Hidalgo y Coahuila, demuestran que sí es posible respetar en pandemia dos grandes derechos del ciudadano, el de la salud y el del voto.

Explicó algunas de la medida de bioseguridad más relevantes del proceso ecuatoriano, nación en donde el voto es obligatorio.

“La democracia no está en cuarentena” comentó, por lo que como tal las elecciones en México no eran un proceso que debía posponerse.

La bienvenida a la conferencia a la mesa de trabajo “Grandes retos de las elecciones frente a la pandemia” fue hecha por el presidente del Consejo Académico de México Justo.org AC, Genaro Góngora Pimentel, quien aseguró que estas elecciones son un enorme reto para el INE ya que debe gestionar muy bien antes y durante el proceso las condiciones de seguridad sanitaria.