La amplia red de agencias especializadas de la ONU trabaja de forma conjunta para ayudar a la población en las tareas de recuperación. Sin embargo, si usted quiere colaborar y se pregunta cómo hacerlo hemos elaborado una lista donde podrá informarse de las tareas que ya están en marcha y dónde puede donar. El listado está pensado para que cualquier ayuda que ofrezca llegue a las personas más necesitadas.

Tras la devastadora explosión del pasado martes que dejó miles de heridos y cientos de miles de personas sin hogar en el puerto de Beirut, en el Líbano, las Naciones Unidas se movilizaron de inmediato e intensificaron sus tareas de socorro.

Durante el viernes y el fin de semana, la ONU continúa el despliegue de ayuda de emergencia y proporciona refugios temporales para aproximadamente 300.000 personas desplazadas.

Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU

La explosión desgarró «a un país que estaba inmerso en disturbios civiles, vivía dificultades económicas, el brote del coronavirus y sufría una pesada carga por la crisis de los refugiados sirios», señaló este viernes el Coordinador Humanitario de la ONU, Mark Lowcock.

A medida que a diario llegan más suministros para apoyar las operaciones de asistencia, la Oficina desbloqueó este viernes seis millones de dólares del Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF) que se han de añadir a los 9 millones previamente liberados.  El dinero se destinará a la reparación de hogares dañados, las operaciones logísticas y proporcionar apoyo inmediato al sistema de salud.

Previamente, la coordinadora residente y humanitaria de la ONU en la nación árabe, Najat Rochdi, liberó 9 millones de dólares del Fondo Humanitario para el Líbano para hacer frente a las necesidades de atención primaria y proporcionar asistencia alimentaria a los más vulnerables.

Las aportaciones a las Naciones Unidas y sus socios «irán directamente al pueblo”

En un mensaje en exclusiva para Noticias ONU Rochdi aseguró que todas las donaciones a las Naciones Unidas y a sus ONG asociadas, «irán directamente a las personas que sufrieron esta horrenda explosión».

El coordinador de Ayuda Humanitaria de la ONU, Mark Lowcock señaló que cualquier donación recibida «servirá para ayudar a aliviar el sufrimiento más inmediato y como muestra de apoyo al pueblo libanés en el proceso de reconstrucción«.

El Programa Mundial de Alimentos

Ante la preocupación de que la explosión empeore una ya de por sí sombría situación de seguridad alimentaria, que coincide con una profunda crisis financiera y la pandemia de la COVID-19, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) mantiene conversaciones “estrechas” con las autoridades libanesas para coordinar su respuesta de emergencia alimentaria.

A medida que el país trabaja en la reconstrucción del puerto de Beirut, el PMA anunció este viernes que ayudará a incrementar la seguridad alimentaria a nivel nacional importando trigo, harina y grano, ya que la explosión destruyó enormes silos de cereales.

El PMA facilita dinero en efectivo y asiste a la población mediante programas de alimentación, también aportará su experiencia en logística y cadenas de suministros. Puede ayudar al Programa Mundial de Alimentos en el siguiente enlace.

La Organización Mundial de la Salud

Tras la gran explosión del martes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) envió 20 toneladas de suministros médicos que servirán para atender 1000 traumatismos y conducir un número similar de intervenciones quirúrgicas.

«Trabajamos en estrecha colaboración con las autoridades sanitarias nacionales, otras entidades asociadas en el ámbito de la salud y con los hospitales que tratan a los heridos, para identificar las necesidades adicionales y prestar apoyo inmediato», dijo el representante de la OMS en el Líbano, el doctor Iman Shankiti.

El máximo responsable de la Organización, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus liberó este viernes 2,2 millones de dólares del Fondo de Contingencia para Emergencias (CFE) en apoyo a la respuesta inmediata, garantizando al mismo tiempo la continuidad en el tratamiento de la pandemia de COVID-19. Si desea, puede apoyar a la Organización Mundial de la Salud.

La Agencia de la ONU para los Refugiados

El portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Charlie Yaxley, destacó este viernes que, aparte de apoyar la respuesta liderada por el Gobierno, las principales prioridades de la Agencia son proporcionar “refugio, salud y protección” a los libaneses.

Yazxley explicó que “la demanda de alojamiento es enorme» y señaló que la explosión también puede haber afectado a los refugiados que viven en Beirut.

Mientras ACNUR continúa su tarea de respuesta a la crisis de la COVID-19, también trabaja para disminuir la presión sobre unos hospitales sobresaturados y lograr la atención de pacientes a la mayor brevedad posible.

Usted puede contribuir a las tareas de la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Organización Internacional para las Migraciones

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó que, aunque todavía no se han determinado los efectos de la explosión en los 400.000 trabajadores migrantes del Líbano y en los aproximadamente 1,5 millones de refugiados, las personas que ya vivían en situaciones precarias correrán ahora mayores riesgos sin lugar a duda.

El organismo de las Naciones Unidas para las migraciones trabaja junto a sus socios en una evaluación rápida para conocer con mayor detalle la magnitud de los daños y las necesidades específicas de las personas más vulnerables entre los ciudadanos libaneses, los migrantes y los refugiados.

«Ahora más que nunca debemos velar por la seguridad y la salud de los más indefensos del Líbano», dijo el director general de la Organización, António Vitorino, quien subrayó la necesidad de incluir las necesidades de los migrantes y refugiados en los planes de respuesta de emergencia.

Siga el siguiente enlace para colaborar con los esfuerzos de socorro de la Organización.

UNICEF

En un contexto de daños generalizados en los hogares y de aumento de los casos de COVID-19, que alcanzó un récord con 255 infecciones el jueves, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que unos 100.000 niños podrían carecer de hogar o estar viviendo sin agua o electricidad.

«Las necesidades son inmediatas, y enormes», explicaba este viernes la portavoz de UNICEF Marixie Mercado a un periodista en Ginebra. Al mismo tiempo, la vocera solicitaba 8,25 millones de dólares para la respuesta de emergencia.

UNICEF trabaja para reponer los equipos de protección personal y otros productos médicos perdidos en la explosión, adquiere suministros sanitarios esenciales, distribuye agua, reagrupa a los niños separados de sus familias y les proporciona apoyo psicosocial.

El Fondo de la ONU necesita ayuda de emergencia en efectivo y rehabilitar los centros de salud y las escuelas dañadas.

La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos

Con grandes extensiones de la ciudad no habitables, el principal puerto del país prácticamente destruido y el sistema sanitario colapsado, la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos calificó la situación de «nefasta».

«Se deben atender los llamados de las víctimas a la rendición de cuentas incluida una investigación imparcial, independiente, exhaustiva y transparente de la explosión», reflexionaba el portavoz de la Oficina, Rupert Colville, quien solicitó «una rápida respuesta internacional rápida y un apoyo permanente», para impedir la pérdida de muchas más vidas.

Puede colaborar con la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Personal de la ONU: ayudar a los compañeros

El personal de las Naciones Unidas a nivel global también se ha solidarizado con sus colegas libaneses.

Los sindicatos del personal de las Naciones Unidas en Nueva York, Nairobi y Viena, así como las asociaciones del personal de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP) y la Comisión Económica para África (CEPA), han recaudado hasta el momento 32.000 dólares de los trabajadores.

El monto recaudado se usará para apoyar a la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO) y a la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL), ambas con sede en Beirut.

Si desea puede contribuir en la página de Go Fund Me, creada por los Sindicatos y Asociaciones del Personal de la ONU.