Comisión de Salud realiza foro “Conocer para actuar por la Enfermedad Renal”

Política

La Comisión de Salud, que preside el diputado Emmanuel Reyes Carmona (Morena), realizó el foro “Conocer para actuar por la Enfermedad Renal. 3er. Encuentro de la Alianza por la Salud Renal”, que se llevó a cabo como parte del Día Mundial del Riñón, que se conmemora el segundo jueves de cada marzo.

El diputado Reyes Carmona advirtió que en México hay alrededor de 13 millones de personas con algún tipo de daño renal y muchos lo desconocen, por lo que espacios como este foro ayudan a generar propuestas para dar mejor atención a un padecimiento donde influyen problemas económicos, sociales, técnicos y de infraestructura.

Dijo que un primer paso para lograr acciones contundentes es el acceso a la información, el intercambio de ideas y experiencias en torno del tema.

Puntualizó que conocer experiencias y opiniones de especialistas ayuda a las y los legisladores a tener un mejor panorama de este padecimiento. “La atención a estas enfermedades será prioridad para la Comisión. Buscamos generar resultados y tenemos disposición de trabajar hombro a hombro con todos los involucrados”.

El diputado Éctor Jaime Ramírez Barba (PAN), secretario de la Comisión de Salud y promotor del evento, comentó que de 53 millones de derechohabientes del Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), 11 millones salen y entran, además de que la institución concentra el 73 por ciento de las diálisis.

En el caso del Insabi, aseguró, este tipo de padecimientos no se cubre, por lo que la gente queda con gastos catastróficos. Destacó que no hay espacio fiscal para más dinero, por lo que será complejo que se tengan recursos en los siguientes años.

La senadora Lilia Margarita Valdez Martínez, presidenta de la Comisión de Salud del Senado de la República, aseguró que México es un país con índices significativos de esta enfermedad. Tenemos que centrarnos “en la tarea de mejorar la salud de las y los mexicanos, que haya más tecnología e inversión, pero debemos ir al principio básico de la prevención”.

Subrayó que no habrá suficientes riñones donados, por lo que es necesario prevenir esta enfermedad al inculcar en niñas, niños y adolescentes buenos hábitos de vida y alimenticios, lo que dará resultados positivos en 25 o 30 años.

Panel 1

Durante el panel Panel 1, titulado “Importancia del acceso a la atención a la salud, consecuencias de no obtenerlo oportunamente”, Ana Sofía Charvel Orozco, directora del Programa de Derecho y Salud Pública del ITAM, comentó que los pacientes con enfermedad renal y sin seguridad social tienen más posibilidades de que el padecimiento se desarrolle. “Sabemos que, en pobreza, la calidad alimentaria, la prevención y ejercicio para una vida saludable no son las óptimas; es como un círculo vicioso”.

Antonio Méndez Durán, coordinador de Programas Médicos en la Dirección de Prestaciones Médicas del IMSS, aseveró que tenemos un país enfermo; hay 30 millones de personas hipertensas, 16 millones de pacientes con diabetes mellitus y 13 millones con enfermedad renal crónica, por lo que se requiere transformar el modelo curativo por uno preventivo. Pidió privilegiar la formación de nefrólogos porque solamente hay mil 800 para más de 130 millones de habitantes.

Con la ponencia “Los retos y desafíos que presenta la pandemia de Covid-19 en el tratamiento de la enfermedad renal”, la doctora Olinka Vega, nefróloga del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, explicó que después del pulmón el riñón es el órgano que más se ve afectado por la enfermedad pandémica. En la hospitalización, incluso si el Covid es leve, había hasta 15 por ciento más de deterioro de función renal. “De quienes requirieron conectarse a un ventilador, el 56 por ciento presentaba daño agudo; hubo incluso escasez de diálisis”.

Panel 2

En el Panel 2, “Información y calidad de vida: conocimiento para el empoderamiento de los pacientes y su bienestar”, José Ramón Paniagua Sierra, jefe de la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Nefrológicas CMN Siglo XXI del IMSS, comentó que la diálisis peritoneal automatizada con monitoreo remoto presenta ventajas de menor mortalidad, así como bajos eventos adversos y hospitalizaciones. “Esta incorporación tecnológica en el manejo del paciente renal repercute en la sobrevivencia”.

María de los Ángeles Espinosa Cuevas, jefa de Nutriología Renal en el Departamento de Nefrología y Metabolismo Mineral del INCMNSZ, alertó que la disminución de ingresos en las familias durante la pandemia incrementó casi ocho veces el riesgo de inseguridad alimentaria. Resaltó la relevancia de los nutriólogos en cada una de las etapas de la enfermedad renal, a fin de que no se desarrollen más enfermedades, así como evitar complicaciones y la progresión del daño.

Panel 3

En el Panel 3, “Retos para la divulgación de conocimiento sobre la salud renal”, Edgar Dehesa López, presidente del Instituto Mexicano de Investigaciones Nefrológicas, afirmó que se requiere una política nacional de detección y tratamiento de la enfermedad renal crónica que se encargue de coordinar esfuerzos en la educación sobre el tema.

“Hay una barrera que impide el entendimiento de toda la información que hay sobre el padecimiento. Tenemos una cultura pobre sobre la salud y su divulgación”.

Tomás Pascual, presidente del Colegio de Nefrólogos de México, apuntó que se requiere diseñar una campaña de difusión sobre estrategias de salud a través de mensajes publicitarios y contenidos específicos en televisión, radio, prensa e Internet, así como establecer acuerdos con asociaciones de enfermos renales, de médicos, de trasplantes e instituciones del ámbito médico, y que los profesionales puedan acceder fácilmente a la información.

Socorro Vital Flores, jefa de Nefrología del Hospital Juárez de México, aseveró que esta ha sido una enfermedad abandonada en México, por lo que se tienen retos en todos los niveles, desde la difusión hasta la capacitación. Hay hospitales que no tienen infraestructura específica para estos pacientes ni el personal especializado. “Necesitamos nefrólogos, enfermería especializada, nutriólogos, psicólogos, tanatólogos, trabajadoras sociales, todo un equipo; ahí tenemos mucho por hacer”.

Marisol Robles, presidenta de la Fundación Mario Robles Ossio y coordinadora de la Alianza por la Salud Renal, señaló que, aunque se está haciendo escuchar la voz de los pacientes, aún falta mucho trabajo para crear nefrólogos y equipos profesionales adecuados. También se necesita impulsar un Registro Nacional de Pacientes Renales y aseguró que en las manos de las y los legisladores está el poder hacer la diferencia.

Salvador Aburto Morales, director general del Centro Nacional de Trasplantes, indicó que es preciso todo el apoyo y ayuda a fin de continuar construyendo un Sistema Nacional de Donación y Trasplantes y un Sistema Nacional de Prevención de Enfermedad Renal financiado que den la cobertura que hace falta.