La Comisión de Juventud y Diversidad Sexual emitió la opinión requerida por la instancia legislativa de Relaciones Exteriores sobre la iniciativa que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, la cual establece que quienes ingresen al país no podrán ser discriminados por su orientación sexual, identidad de género.
La presidenta de la Comisión, diputada Reyna Celeste Ascencio Ortega, informó que el pasado 6 de febrero se recibió por parte de la Comisión de Relaciones Exteriores solicitud para opinar sobre dicha iniciativa impulsada por la diputada Gabriela Cuevas Barrón (Morena).
Explicó que la propuesta de su compañera de bancada tiene como propósito la inclusión expresa dentro del artículo 8 de la Ley, de la “orientación sexual e identidad de género” como motivos de discriminación que deben ser considerados por las autoridades que aplican este ordenamiento, para adoptar medidas que estén a su alcance y evitar la discriminación de solicitantes, refugiados y quienes reciban protección complementaria con una orientación sexual o identidad de género distinta.
La propuesta analizada por la Comisión de Relaciones Exteriores, sostiene que acorde con el “Informe mundial sobre los esfuerzos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR, por sus siglas en inglés) para proteger a solicitantes de asilo y refugiados lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersex (LGBTI)” del año 2015, en el ámbito mundial persiste una situación de “discriminación legislativa, social y cultural contra esta comunidad.
Asimismo, la ACNUR, la sociedad civil, comisiones estatales y Nacional de Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Organización Internacional para las Migraciones, coinciden con la grave discriminación y violencia que se ejerce contra los integrantes de la comunidad LGBTI solicitantes de asilo, incluidos: la violencia y/o acoso por parte de miembros de la comunidad de solicitantes de asilo y refugiados e incluso de su familia.
Este informe, también indica que esta comunidad es víctima de interrogatorios insensibles e inapropiados en las distintas etapas del procedimiento de reconocimiento de la condición de refugiado; la intolerancia, el acoso y la violencia por parte de agentes estatales y en los países de acogida. Asimismo se les llega a excluir de los servicios básicos de salud, detiene arbitrariamente e, incluso se les somete a violencia sexual y de género o sexo de supervivencia en el desplazamiento forzado.
Ante este panorama, la diputada Ascencio Ortega expresó que los integrantes de la Comisión se manifiestan en favor, porque esta reforma abona para combatir la discriminación motivada por orientación sexual e identidad de género de las personas migrantes, pues aunque no existen cifras sobre la migración de la comunidad LGBTI, esta lo hace en busca de un espacio seguro.
El diputado de Morena, Édgar Guzmán Valdéz coincidió en que es un acierto la propuesta de modificación, visibiliza sus derechos a integrantes de la comunidad LGBTI y les permite solicitar asilo al Estado mexicano cuando es sujetó a sufrir tortura, persecución o cualquier otro trato degradante a su persona, pero que tengan base su orientación sexual.