El Instituto Nacional Electoral (INE) firmó este sábado un memorándum de entendimiento con la Comisión Europea para la Democracia –órgano consultivo del Consejo de Europa- que permitirá al propio consejo aprovechar el potencial institucional del INE y desarrollar acciones dirigidas al fortalecimiento de capacidades, mediante la realización de talleres, cursos y pasantías dirigidas a aquellos países que se consideren susceptibles de ser apoyados.

El Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, firmó en Venecia este instrumento que tiene como objetivo poner a disposición de los integrantes del Consejo la experiencia que el INE ha acumulado en 28 años organizando elecciones.

Esta firma, explicó Córdova Vianello, significa un reconocimiento a la forma en que las y los mexicanos hacemos nuestras elecciones, el cual se suma a otros que ha recibido el instituto por el Proceso Electoral 2017-2018. En febrero, la ONU reconoció las medidas de inclusión tomadas para facilitar la participación de las personas con discapacidad; igualmente, ONU Mujeres ha propuesto que el modelo mexicano que impulsó la paridad de género en 2018 pueda replicarse en otros países. Además, el INE fue invitado por el Parlamento Europeo para compartir la estrategia aplicada en los comicios federales para combatir la desinformación y las noticias falsas.

Las elecciones en México han servido no sólo para elegir a los gobernantes, agregó el Consejero Presidente, sino que se han consolidado como un ancla para la estabilidad política y una oportunidad para mejorar las bases de nuestra convivencia pública y privada.

Las lecciones del proceso 2018

Durante su participación, Córdova Vianello habló sobre las lecciones que ha dejado organizar la elección más grande en México. En primer lugar, que es posible organizar elecciones pacíficas en contextos de violencia e inseguridad, gracias a la flexibilidad de los protocolos de seguridad y a que el trabajo de campo lo realizan personas de la misma región que conocen las dinámicas y grupos de la zona.

En segundo lugar, que es posible garantizar paridad en la competencia electoral y en la representación política, ya que en esta elección se garantizó que pueblos y comunidades indígenas tuvieran una cuota de representación en la Cámara de Diputados; las personas transgénero pudieron ejercer su derecho al sufragio con absoluta libertad y sin discriminación, y se impulsaron acciones afirmativas que posibilitaron que México cuente con el primer congreso paritario de la historia y se coloque como el 4º país con mayor porcentaje de diputadas en el mundo y el tercero con mayor porcentaje de senadoras.

Otra de las lecciones, expuso Córdova Vianello, es que la fiscalización que realiza el INE en colaboración con autoridades financieras y fiscales está contribuyendo a la rendición de cuentas de partidos y candidatos, así como a la equidad en la competencia electoral.

Uno de los mayores desafíos que se enfrentaron en este Proceso, apuntó, fue la amenaza latente de que la desinformación que circula principalmente en redes sociales pudiera ser determinante en la competencia electoral. Para evitar que esto sucediera en la elección más grande de nuestra historia, el INE desplegó una estrategia a través de tres ejes centrales: 1) apostar a la libertad de expresión y no a la censura, lo cual nos llevó a anticiparnos y a ser más “pedagógicos en nuestras explicaciones”; 2) suscribir convenios de colaboración con Facebook, Google y Twitter para contrarrestar las noticias falsas poniendo a disposición de los usuarios información oportuna y validada, y 3) conformar alianzas con medios nativos y redes digitales, para contrarrestar con información verídica la influencia de la desinformación.

Entre las acciones del convenio, se encuentra la colaboración para organizar foros internacionales, jornadas de capacitación e intercambio académico para promover estándares internacionales en materia electoral y buenas prácticas democráticas.