GUADALUPE, NL.- En atención a reporte de denuncia popular, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) impuso, como medida de seguridad, la clausura temporal total de los dos hornos de fundición a empresa en Salinas Victoria, Nuevo León; por no contar con la documentación ambiental requerida para poder operar.
Personal de esta procuraduría realizó visita de inspección con el objeto de verificar sus obligaciones ambientales en materia de prevención y control de la contaminación de la atmósfera.
La empresa tiene como actividad la compra/venta de todo tipo de metales, así como la fabricación de lingotes de aluminio utilizando como materia prima la chatarra de aluminio obtenida de transmisiones automotrices predominantemente.
Durante visita de inspección personal de la Profepa observó que cuenta con dos hornos de fundición de chatarra de aluminio, los cuales emplean como combustible, aceite lubricante usado que es extraído de los motores automotrices desmantelados fuera de uso y que comercializan.
Dentro de las infracciones de la empresa se encontró que no cuenta con Licencia Ambiental Única, no canaliza sus emisiones contaminantes a la atmósfera, no ha realizado la evaluación de éstas a fin de determinar la cantidad y tipo de contaminante, tampoco se ha presentado la Cédula de Operación Anual ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
De conformidad con el artículo 170 Fracción I de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), la Profepa determinó como medida de seguridad, la Clausura Temporal Total de los dos hornos de fundición de chatarra de aluminio que utilizan como combustible aceite lubricante usado.
Con este tipo de acciones la Profepa reitera su compromiso de vigilar que se cumpla con la normatividad en materia de emisiones a la atmósfera para la conservación y protección de un mejor ambiente.