Claudia Sheinbaum, responsable de la muerte de al menos 330 mil capitalinos; además de ser juzgada por la ciudadanía, debe rendir cuentas ante la justicia: PAN

Política
  • Su cinismo e indiferencia, así como su subordinación a las absurdas e insensibles políticas de AMLO y de Hugo López-Gatell ante la pandemia de Covid-19, llevaron a la extinción de, al menos, 3.5% de la población de la Ciudad de México: Fernando Rodríguez Doval.
  • Pese a ostentarse como “científica”, Sheinbaum experimentó con los capitalinos sin su consentimiento; al menos a 200 mil personas les suministró ivermectina, una sustancia empleada principalmente en veterinaria, haciendo gala de su absoluta falta de ética.
  • Con su poca empatía y su falta de sentido común ayudó a quebrar miles de fuentes de empleo; las mujeres fueron las más afectadas, pues de cada 10 desempleados a consecuencia de la pandemia siete eran mujeres.

“Claudia Sheinbaum jugó con la salud, el patrimonio y el derecho a la vida de millones de habitantes de la Ciudad de México. Sin bases científicas, sin consentimiento y sin información de por medio experimentó con ellos con medicamentos no aprobados. Se negó a implementar acciones efectivas para ayudar a los negocios de los que dependían miles de empleos y condenó a varios más a hipotecar su futuro al contraer deudas hospitalarias impagables”, acusó el secretario de Estudios y Análisis Estratégicos del CEN del PAN, Fernando Rodríguez Doval, al exigir a la mandataria local asumir su responsabilidad en esta gran tragedia.

“Lo menos que puede hacer Claudia Sheinbaum es pedir perdón. Perdón por las vidas que por su culpa no se salvaron, por las familias que quedaron rotas y en quiebra, por decir que todo estaba bien mientras en los hogares de los capitalinos se remataban bienes y se pedían préstamos para poder pagar un tratamiento con la esperanza de poder sobrevivir al contagio”, explicó al recordar que el costo promedio para atender médicamente esta enfermedad era de 435 mil pesos con seguro de gastos médicos mayores y de 222 mil pesos en los casos con seguro de vida. La atención de un paciente ambulatorio tenía un costo promedio de 14  mil 449 pesos.

El también exdiputado local por la Ciudad de México recordó que cuando arribaron a México las primeras vacunas que debían suministrarse a grupos prioritarios, la administración de Claudia Sheinbaum incurrió en tráfico de influencias, pues servidores públicos recibieron incluso antes que médicos –además de que en todo momento se rechazó incluir a médicos privados- la primera dosis.

El exsecretario general del Comité Ejecutivo Nacional del PAN señaló que los números que hoy enojan y enlutan a la Ciudad de México son resultado del cinismo, soberbia y falta de humanidad de la Jefa de gobierno.

“En el tratamiento no autorizado con ivermectrina, que incluía aspirinas, el gobierno de la Ciudad de México gastó al menos 29 millones 290 mil pesos. No obstante, todavía en enero de 2022 se documentaba que se seguían entregando estos kits en unidades del IMSS ubicadas en la Ciudad de México”.

Rodríguez Doval pidió no olvidar que Sheinbaum también habría cometido un fraude millonario con la contratación de médicos cubanos sin título, que solo habrían sido parte del pretexto para patrocinar a la dictadura cubana con al menos 255 millones 873 mil 177,04 pesos. En su momento, agregó, varios médicos mexicanos denunciaron que los extranjeros contratados llegaron a capacitarse a nuestro país y que era tal su falta de preparación que ni siquiera sabían aplicar ni una inyección.

“Su cinismo e indiferencia, así como su subordinación a las absurdas e insensibles políticas de López Obrador y de Hugo López-Gatell ante la pandemia de Covid-19, llevaron a la muerte de al menos 330 mil capitalinos, es decir, el 3.5% de la población de la Ciudad de México.

Es condenable que Claudia Sheinbaum pretenda abandonar el barco en busca de algo más grande y que sus hechos a queden impunes, no obstante la complicidad de las autoridades capitalinas y federales, todas ellas alineadas con la 4T”, concluyó el funcionario panista.