PACHUCA DE SOTO, Hgo. – La doctora Claudia Elizabeth Moreno Ortega, adscrita al Área Académica de Biología del Instituto de Ciencias Básicas e Ingenierías (ICBI) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), alcanzó el nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), distinción que es otorgada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y que será vigente a partir de enero de 2021.

En entrevista, la profesora investigadora destacó que se siente satisfecha por su labor en la producción del conocimiento científico en el país y que haya sido reconocida por esa trayectoria de vida, sin embargo, cree que es necesario implementar nuevas acciones por parte de las autoridades de todos los niveles para incrementar el número de investigadores dentro del SNI, ya que considera que se cuenta con grandes investigadores en la entidad que deberían pertenecer al sistema.

Claudia Elizabeth Moreno obtuvo el Doctorado en Ciencias (Ecología y Manejo de Recursos Naturales) por el Instituto de Ecología (Inecol) en el año 2000, con la tesis titulada “Diversidad de quirópteros en un paisaje del centro de Veracruz”. Ese mismo año llegó a la máxima casa de estudios de la entidad, en la cual ahora imparte las materias de bioestadística y biodiversidad en licenciatura, maestría y doctorado.

Sus líneas de investigación son la biodiversidad y ecología de comunidades, evaluación de inventarios de especies, componentes alfa, beta y gamma de la diversidad, estructura de comunidades, diversidad taxonómica, funcional y filogenética, así como la biología de la conservación.

Las investigaciones de la doctora Claudia Elizabeth Moreno versan sobre la coexistencia de las especias que determinan la biodiversidad ecológica de una región, como el estudio sobre la población de hormigas y abejas en los cultivos de nopales para la producción de tuna, en el cual se hizo un comparativo con las nopaleras endémicas de la región. Dicha investigación arrojó que los cultivos son agrosistemas que resguardan la diversidad biológica nativa, mientras que los grupos biológicos influyen positivamente en la producción de tuna, las abejas con la polinización y las hormigas en la defensa de la planta; sin embargo, el uso indiscriminado de plaguicidas e insecticidas ha contribuido a la desaparición de insectos benéficos para el ecosistema.

Para Moreno Ortega, México cuenta con una planta de investigadores de gran nivel, una formación de recursos humanos importantes e instituciones de renombre que se enfrentan al reto constante de los cambios políticos y económicos, por lo cual, es necesario que las autoridades den un mayor impulso a la producción del conocimiento a través de la creación de plazas de investigación en las universidades para los alumnos que se forman en las aulas y se encuentran con un panorama sumamente competitivo, con muy poca demanda y una gran oferta.

“En una época como la que estamos viviendo, con una pandemia derivada de la crisis ambiental, la única manera de salir adelante es a través del conocimiento científico, y si los gobiernos no apuestan por este camino simplemente no hay un futuro para la sociedad”, declaró.

La investigadora Claudia Elizabeth Moreno Ortega hizo un llamado a todos los alumnos de la UAEH que buscan realizar estudios de posgrado a fortalecer su perfil profesional con capacitación constante y especializada, adquirir experiencia docente, sobretodo en divulgación de la ciencia, y participar en publicaciones de carácter científico, con la finalidad de estar más preparados al momento de egresar de los posgrados.

Cabe destacar que durante su trayectoria profesional realizó una estancia postdoctoral en el Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO), de la Universidad de Alicante, España. Cuenta con 75 publicaciones en revistas indizadas en JCR (ISI), 112 artículos en revistas con arbitraje, no indizadas en ISI-JCR; siete libros, el más reciente fue publicado por la UAEH en 2019 y lleva por título La biodiversidad en un mundo cambiante: Fundamentos teóricos y metodológicos para su estudio.

A su vez, ha colaborado con 18 capítulos de libros, seis memorias en extenso, 12 publicaciones de divulgación científica desde 1997 hasta el año 2020. Ha sido evaluadora de proyectos, grupos de investigación y posgrados, participó en 115 congresos a nivel estatal, nacional e internacional.