Desde los cinco años de edad Eduardo Mata manifestó su interés por la música, pues afirman que se presentaba con su guitarra en plazas de la ciudad de Oaxaca vestido de charro a tocar Juan charrasqueado, Peso sobre peso, además de “dirigir” con una vara la banda que tocaba los domingos en el kiosco.

El destacado director de orquesta y compositor mexicano Eduardo Vladimiro Jaime Mata Asiain, quien fue asesor artístico y director de la Ópera de Bellas Artes del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, falleció el 4 de enero de 1995 en un accidente aéreo cerca de Cuernavaca, Morelos.

A los 13 años, como estudiante del Conservatorio Nacional de Música (CNM) del INBAL, Eduardo Vladimiro (1942-1995) regresaría a Oaxaca para estar al frente de la banda estatal. En esa presentación eligió la Obertura 1812 de Piotr Ilich Chaikovski, obra sinfónica que conmemora la resistencia rusa contra las fuerzas del emperador francés Napoleón Bonaparte y que incluye cañones y campanas como parte de la interpretación musical. Para suplir esos sonidos solicitó el toque de campanas de la iglesia local y que se prendieran cohetones.

Músico, cofundador y presidente honorario de la Sociedad Mahler México, Mata estudió en el Conservatorio Nacional de Música donde conoció al maestro Carlos Chávez, con quien estudió composición de 1960 a 1963. En 1964 recibió la beca Koussevitzky para asistir al Tanglewood Institute, a fin de prepararse en el área de dirección con Max Rudolf y Erich Leinsdorf, así como composición con Gunther Schuller.

También estuvo al frente de la orquesta residente en el Festival del Berkshire Music Center (1964); permanente de la Sinfónica de Guadalajara y artístico de la Sinfónica de la Universidad, cuyo nombre se cambió por Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (OFUNAM) en la que permaneció como director de 1966 a 1975, además fue jefe del Departamento de Música de esa institución de 1965 a 1972.

Director residente de la Sinfónica de Phoenix (1974-1978), director huésped de la Sinfónica de Londres desde 1974,con la cual realizó giras por Austria, Bulgaria y México. En este mismo año estuvo al frente de la Filarmónica de Berlín y a la muerte del director Paul Klepsky, también lo hizo en la Orquesta de Estocolmo (1976).

Posteriormente fue designado director titular de la Orquesta Filarmónica de Dallas (1977-1993), ciudad que lo nombró Ciudadano Distinguido. Dirigió como huésped las filarmónicas más importantes de Alemania Federal, Suecia, Dinamarca, Italia, España, Holanda y Estados Unidos.

En América fue invitado a las mejores agrupaciones en Argentina, Perú, Venezuela, Brasil y El Salvador. Durante su etapa más activa llegó a dirigir 90 conciertos en un año, además de grabar 50 discos.

Compositor de tres sinfonías, música de cámara, sonatas y algunas piezas de ballet, así como su ópera Alicia, la cual dejó inconclusa, también es autor de Trío para Vaughan Williams para clarinete, chelo y percusión (1957); Sonata para piano (1960); Improvisaciones para clarinete y piano (1961); Sinfonía núm. 1 Clásica (1962); Débora, suite de ballet (1963); Sinfonía núm. 2 Romántica (1963); Los huesos secos, ballet con cinta (1963); Improvisación núm. 1 para cuarteto de cuerdas y piano a cuatro manos (1964); Aires (1964); Improvisación núm. 2 para cuerdas y dos pianos (1965); Improvisación núm. 3 para violín y piano (1965); Sonata para chelo (1966) y Sinfonía núm. 3 para alientos y corno obligado (1966). Su ópera Alicia en dos actos, con libreto de Lazslo Moussong, quedó inconclusa.

Asimismo, el director de orquesta mexicano contribuyó a fomentar la calidad, el talento y el renombre del Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela; además de ser integrante de El Colegio Nacional –a partir del 9 de agosto de 1984- fue distinguido con la Lira de Oro y Premio Elías Sourasky.

En la página web de la Fonoteca Nacional se pueden escuchar algunas de sus composiciones y obras que dirigió, como Huapango de José Pablo Moncayo, con la ejecución de la Orquesta Filarmónica de Rotterdam, en una grabación realizada en 1988.

Aires sobre un tema del siglo XVI, grabada en 1968, el audio pertenece a la serie Música nueva de la colección Voz viva. En tanto, Improvisaciones núm. 2 para dos pianos y cuerdas se puede escuchar en la versión de la Orquesta de la Universidad, grabada en la Ciudad de México en 1969.

El día 5 de enero de 1995, la comunidad artística le rindió homenaje al compositor en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes y como reconocimiento a su trayectoria, diferentes instituciones crearon la Fonoteca Eduardo Mata del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), fundada en 1997; el Festival Eduardo Mata en Oaxaca y la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata de la UNAM.