CIDH y ACNUR presentan la Resolución sobre derecho a la nacionalidad

Internacional

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en colaboración con ACNUR, Agencia de la ONU para los refugiados, presentan la «Resolución sobre derecho a la nacionalidad, prohibición de privación arbitraria de la nacionalidad y apatridia «, con el fin de orientar a los Estados, organizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales y otros actores relevantes en el cumplimiento de las obligaciones internacionales en la materia.

Durante los últimos años, la Comisión ha observado con preocupación desafíos relacionados con la protección del derecho a la nacionalidad. En particular, la existencia de leyes discriminatorias entre hombres y mujeres en cuanto a la forma de conferir la nacionalidad. Asimismo, ha notado la adopción de resoluciones judiciales que han afectado el derecho a la nacionalidad de manera retroactiva, así como la ejecución de procedimientos de privación arbitraria de nacionalidad que no aseguran las garantías del debido proceso. También, ha observado casos de denegación de retorno de personas a su país de nacionalidad. Además, ha advertido sobre los desafíos en contextos migratorios. Las dificultades para acceder a un estatus migratorio regular y a documentos de identificación vigentes que acrediten la nacionalidad conllevan a la existencia de personas apátridas y en riesgo de apatridia a lo largo del continente.

La resolución se divide en siete secciones. La primera incorpora los principios generales aplicables de manera transversal a la resolución. En la segunda y tercera, se desarrolla el alcance de la protección del derecho a la nacionalidad, las modalidades para su adquisición y pérdida, y las obligaciones respecto de la prohibición de privación arbitraria. En la cuarta sección se describen las obligaciones para prevenir, reducir y erradicar la apatridia, mientras que la quinta incorpora disposiciones para la protección de las personas que se encuentran en una situación similar a las personas apátridas. La sección sexta presenta las garantías del debido proceso en los procedimientos relacionados con la protección del derecho a la nacionalidad y la prevención, reducción y erradicación de la apatridia.

Finalmente, en la sección séptima, se alienta a los Estados a adherirse a los tratados internacionales en la materia. Es de destacar que la presente resolución se complementa con la Resolución No. 04/19 de la CIDH que contiene los Principios Interamericanos sobre los Derechos Humanos de las Personas Migrantes, Refugiadas, Apátridas y las Víctimas de la Trata de Personas.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es el organismo de las Naciones Unidas encargado de proteger a los refugiados y desplazados por persecuciones o conflictos, y promover soluciones duraderas a su situación. Tiene su sede en Ginebra, Suiza, y cuenta con más de 18.800 trabajadoras y trabajadores en más de 130 países, de los cuales aproximadamente el 91% se encuentra en el terreno. En reconocimiento a su labor, ACNUR ha recibido el Premio Nobel de la Paz en 1954 y 1981, y ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en 1991.