Washington, D.C.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) adoptó el 12 de mayo de 2020 la Resolución 20/20 a favor de una abogada defensora de derechos humanos, y la Resolución 21/20 a favor del núcleo familiar de Ruth Matute, en Nicaragua. Anteriormente, la CIDH otorgó y amplió medidas cautelares a favor de otras mujeres defensoras de derechos humanos mediante Resolución 70/18 de 17 de septiembre de 2018 y Resolución 60/19 de 24 de diciembre de 2019, y a favor de la señora Ruth Matute mediante Resolución 2/19 de 31 de enero de 2019.

Al tomar su decisión, la CIDH valoró los hechos alegados en el contexto en el cual se insertan. En particular, en el caso de la abogada defensora de derechos humanos, se identificó que era objeto de diversos eventos de riesgo en relación con las actividades de litigante que realiza en el país; mientras que, en el caso de los familiares de Ruth Matute, se advirtió que, tras la detención violenta de su esposo, no se tuvo conocimiento de su paradero por dos días, e incluso, mientras estuvo privado de su libertad, se informó que habría sido agredido por agentes policiales. Tras valorar el cumplimiento de los requisitos reglamentarios, la CIDH solicitó al Estado de Nicaragua adoptar medidas de protección a sus derechos a la vida e integridad personal; adoptar medidas de concertación; e investigar los hechos correspondientes.

El otorgamiento de la medida cautelar y su adopción por el Estado no constituyen prejuzgamiento sobre una eventual petición ante el sistema interamericano en la que se aleguen violaciones a los derechos protegidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros instrumentos aplicables.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.