Los chilenos votaron el domingo en un plebiscito histórico según el cual determinaron la redacción de una nueva Carta Magna para el país. La ONU felicitó la alta participación ciudadana y destacó el compromiso de Chile con la democracia.

El Sistema de las Naciones Unidas en Chile acogió con beneplácito la culminación del Plebiscito Nacional en el que la ciudadanía decidió abrir el proceso de formulación de una nueva Constitución.

Según las informaciones de prensa, más del 78 % de los chilenos votaron ayer domingo a favor de cambiar su actual Carta Magna, vigente desde 1980, año en que fue redactada y aprobada bajo el régimen militar de Augusto Pinochet.

“La alta participación y el espíritu cívico demostrado son muestra del fuerte compromiso de Chile con la democracia”, afirmó la ONU.

La organización del plebiscito nacional en el contexto de la pandemia de COVID-19 supuso nuevos desafíos al proceso que, no obstante, ocurrió de manera pacífica y ordenada gracias al trabajo de las autoridades y a la conducta ejemplar de la ciudadanía, señaló Naciones Unidas en un comunicado.

Una vez celebrado el plebiscito, la ONU llamó a continuar el proceso constitucional “fortaleciendo los valores democráticos, la participación igualitaria de mujeres y hombres, y el respeto a los derechos de libertad de opinión y expresión como principios fundamentales”.

Asimismo, afirmó que la formulación de una nueva Constitución es una oportunidad para reafirmar los compromisos asumidos por el Estado de Chile en materia de derechos humanos y revitalizar el avance del país hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Un año después

El plebiscito tuvo lugar un año después de que comenzara una serie de movilizaciones masivas a nivel nacional impulsadas, sobre todo, por los jóvenes y las mujeres que salieron a las calles para protestar.

Las primeras manifestaciones rechazaban el alza de las tarifas del transporte, poco después se sumaron las que impugnaban la violencia de género y más tarde se ampliaron las demandas de todos los sectores sociales. Muchas de las movilizaciones fueron disueltas con un uso desproporcionado de la fuerza pública, según reportaron varios relatores especiales de la ONU en derechos humanos.

De acuerdo con la decisión que arrojó la votación, ahora se formará un órgano constituyente con representación de todas las esferas sociales y que tendrá paridad de género.

Durante su tarea, el órgano constituyente abordará diversos temas entre los que se cuentan la desigualdad y las reformas sociales, dos cuestiones que funcionaron como detonadoras de las protestas que culminaron con la celebración del plebiscito.