ZINACANTEPEC, Edomex.- En la emisión semanal del programa Espíritu Deportivo se desarrolló una charla con Iván Rodríguez Luna, entrenador y coordinador de la Federación Mexicana de Deportes Sobre Silla de Ruedas, quién habló de sus experiencias y aspiraciones profesionales.

Mario Gómez y Diego Castillo, creadores de la transmisión, conversaron con el entrenador especialista en para atletismo de campo, quién comentó que inició su andar en el deporte adaptado hace 13 años, cuando realizaba sus prácticas de la Licenciatura en Entrenamiento Deportivo, en el Centro Paralímpico Nacional.

Rodríguez Luna relató que al contar con la confianza del entrenador nacional en turno, llegó a sus primeros Juegos Parapanamericanos en Río 2007, como auxiliar, y ahí fue donde surgió todo el afecto que tiene por el deporte adaptado y del cual no se ha desprendido hasta el momento.

El sueño que tiene como entrenador es que alguno de sus pupilos logren conquistar una medalla en Juegos Paralímpicos, ya que es la justa más importante de los para atletas y porque fue el deporte adaptado donde logró incursionar profesionalmente.

“Tenemos medallas nacionales, regionales, panamericanas y mundiales, solamente nos falta concretar con medallas paralímpicas, entonces ese sería como que mi sueño más grande, deportivamente hablando”, afirmó el entrenador originario del Estado de México.

Al hablar de los atletas que dirige, Iván afirmó “admiro mucho el tiempo que ellos dedican a su deporte, están muy enfocados en lo que hacen y lo que van a realizar dentro de la competencia, principalmente esa es mi admiración hacia ellos, que se comprometen al 100 por ciento.

Iván Rodríguez explicó que recientemente los para atletas a su cargo participaron en el Gran Prix de Italia; competencia a la que se enfrentaron casi inmediatamente después del confinamiento por la pandemia, y que los resultados reflejaron el trabajo de cada uno de los atletas y el seguimiento que les brindó a través de diferentes herramientas.

El entrenador comentó que Tokio será su segunda cita paralímpica, y recordó que en su primera experiencia, hace cinco años en Río 2016, los resultados no fueron los planeados, por lo que ahora se enfrenta a un reto donde su principal objetivo es consolidarse en este proceso, mediante la anhelada medalla paralímpica, a través de uno de sus pupilos.