Cerdos son matados a martillazos para su consumo en una granja “de alto bienestar”

Como parte de su nueva investigación Igualdad Animal ha dejado al descubierto actos de crueldad totalmente perturbadores cometidos en una granja escocesa.

El investigador encubierto de esta organización ha dejado registro en cámara de lo que significa producir carne de cerdo en una granja “de alto bienestar”, que muy alejada de las ideas idílicas de los consumidores, es un proceso de crueles abusos y maltratos.

En total contraste con todo lo que se concibe como bienestar animal, los videos documentados por el investigador muestran como un trabajador mata a martillazos a varios cerdos los cuales no mueren al instante, jadean y se retuercen mostrando signos de conciencia tras los múltiples golpes en la cabeza.

Antes de llegar a esta terrible y agonizante muerte, las imágenes muestran como las madres cerdas son inseminadas artificial varias veces para forzarlas a dar a luz a lechones destinados a morir.  Esta actividad recurrente, hace que estas cerdas sufran desgarros en la vulva y graves prolapsos, tras meses o años de impregnación forzada.

Lo que provoca que su útero o sus órganos internos sobresalgan dolorosamente fuera de su cuerpo, todo esto ocurre mientras viven confinadas en jaulas metálicas y estrechas, sobre suelos sucios, que nos les permiten darse la vuelta, ni convivir con sus crías.

Entre otras escenas que se lograron filmar están:

Lechones que los trabajadores arrojan al azar sobre el suelo de hormigón para matar a los que se consideran demasiado débiles o demasiado pequeños, resultado de camadas anormalmente grandes.

Una cerda, con un gran prolapso uterino, fue obligada a caminar hasta su sacrificio durante más de un minuto y medio.

Lechones en la granja a los que se les cortó la cola y se les sacó los dientes con unos alicates, sin anestesia, lo que provocó que varios desarrollarán infecciones debilitantes.

Cerdos que sufren convulsiones causadas por la meningitis.

Cerdos obligados a vivir en condiciones sucias y oscuras, inundados de heces y agua estancada, sin acceso a lechos secos. Los trabajadores llegan a describir una sala como el “agujero negro”.

Pudimos constatar que los cerdos no sólo no reciben ninguna asistencia veterinaria, ni siquiera la más mínima, sino que existe maltrato deliberado hacia ellos como parte de las prácticas diarias de los trabajadores.

El material obtenido -videos y fotografías- por esta organización son de cerdos matados en un matadero contratado por Pilgrim’s Pride, una de las mayores empresas cárnicas del mundo que suministra el 25% de la carne de cerdo del Reino Unido a Lidl, Tesco y Marks & Spencer, entre otros grandes restaurantes y minoristas.

“No se trata de una sola granja con malas prácticas, sino de una industria podrida hasta la médula. El creciente conjunto de pruebas que hemos destapado en Igualdad Animal es una acusación condenatoria contra esta cruel industria.”

  • Dulce Ramírez, Directora en México de Igualdad Animal

Como resultado de esta investigación, la granja ha sido eliminada del programa de garantía de Quality Meat Scotland y Philip Sleigh dueño de la granja -que hace unas semanas ocupaba el cargo de presidente del Comité de Establecimiento de Normas de Porcino de Quality Meat Scotland- ha dejado de ser miembro de la Junta Directiva de la iniciativa. El programa está aprobado por la Sociedad Escocesa para la Prevención de la Crueldad contra los Animales y los miembros del consejo son nombrados por los ministros del gobierno escocés.