La pandemia por Covid 19 en la Ciudad de México ha resultado una catástrofe peor que los sismos de 1985, y a pesar de que ha ocasionado más pérdidas humanas y económicas, el Gobierno capitalino sigue sin reaccionar con un plan efectivo que detenga los contagios, las muertes y la debacle económica, aseguró Andrés Atayde Rubiolo, Presidente de Acción Nacional en la CDMX.

“No se ha caído ningún edificio, pero lamentablemente hoy las pérdidas humanas y económicas han sido mayores que esos oscuros días de septiembre de 1985. A pesar de ello, el gobierno de la doctora Sheinbaum ha sido incapaz de frenar los contagios, evitar las muertes o echar a andar acciones e incentivos que eviten la gran debacle económica que vivimos”.

Recordó que en 1985, la cifra oficial de pérdidas humanas fue de 3 mil 192 con un estimado extraoficial de 20 mil. Hoy los datos oficiales de fallecidos por Covid supera los 25 mil y se estima que el exceso de mortalidad asciende a más de 51 mil decesos, es decir, 2.50 veces más que los reportados por el gobierno de Morena.

“La cifra es alarmante y ubica a nuestra ciudad como el epicentro de la pandemia en México, no solamente por la tasa de personas fallecidas por cada 1000 personas, sino también por la terrible inacción de las autoridades para ayudar económicamente a familias y empresas”.

En 1985, refiere Atayde, las pérdidas económicas a consecuencia de los sismos fue de 8 mil millones de dólares pero hoy, por la emergencia sanitaria más de 60 mil empresas han quebrado, es decir, 1 de cada 5 cerró sus puertas y la pérdida de empleos del sector formal se estima en más de 161 mil.

Dijo que los propios datos del Inegi revelan que hasta septiembre pasado, el 19.93% de las empresas y negocios de la Ciudad de México cerraron definitivamente  y tan solo de marzo del 2020 a lo que va de enero, los micro y pequeños comercios de la Ciudad de México han sufrido pérdidas económicas por más de 155 mil 250 millones de pesos.

“De poco o nada han servido los apoyos del Gobierno de la Ciudad para las empresas, los empleos no se han recuperado y la economía familiar va de mal en peor; hoy más que nunca resulta indispensable ayudar a las familias que han visto reducida su capacidad adquisitiva o bien han perdido empleos”.

Por ello se pronunció por la integración de una Comisión para la Reconstrucción Económica de la Ciudad, que contemple estímulos fiscales no solo para las familias que más lo necesitan sino también para la iniciativa privada.

Además insistió en la propuesta de condonar el pago de impuestos y cuotas de seguridad social, además de incentivos para las empresas generadoras de empleo así como la condonación del pago de luz y mantener los descuentos en el pago de agua y predial, mientras se mantenga el semáforo rojo en la CDMX.