Después de ocho años de no subir al podio en unos Juegos Panamericanos (Guadalajara 2011, bronce), Carlos Lamadrid regresó a uno continental. El esquiador mexicano logró hoy la medalla de bronce en la prueba de slalom y con ello terminó con la sequía de preseas para su especialidad.

El tapatío logró cuatro boyas en 10.75 metros en Playa Bujama. lo que le valió su segundo metal en este tipo de justas.

“Es un sentimiento que no cambio por nada. Tantas caídas, tantos malos resultados y al final tenemos esta medalla para la que hemos trabajado tanto. Es un sueño hecho realidad”, comentó.

Lamadrid, de 33 años de edad, dedicó la presea a su familia.

“Este bronce me sabe a oro y va para mi familia, mi esposa y hermanos; se ve sencillo, pero hay un sinfín sacrificios que se tienen que hacer”.

El mexicano, quien comenzó a practicar esquí a los 3 años, llegó a Lima hace más de una semana, lo que fue fundamental para conseguir el podio.

“Logramos entrenar y aclimatarnos bien. Se logró el objetivo después de tanto, no lo puedo creer y espero que se sumen más podios de mexicanos”, culminó.

El oro se lo llevó el dominicano Robert Pigozzi (2.5/10.25) y la plata el canadiense Stephen Neve (2/10.25). El hermano de Carlos, Álvaro, se ubicó en el octavo sitio (4.5/11.25).