Canciones del segundo piso dentro del ciclo Charlas de cine y literatura en la Cineteca Nacional

Cultura

Ganadora del Premio del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Cannes, en 2000, Canciones del segundo piso, coproducción de Suecia, Noruega y Dinamarca dirigida por Roy Andersson, es un ensayo fílmico, de narrativa poco convencional y con un absurdo sentido del humor sobre la soledad, la modernidad destructora y la decadencia de la sociedad del nuevo milenio.

Inspirado por el poema Traspié entre dos estrellas del escritor peruano César Vallejo, Canciones del segundo piso se proyectará de manera gratuita el lunes 22 de julio a las 18:00 en la Cineteca Nacional, en el marco del ciclo Charlas de cine y literatura, organizado por la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura. Las cortesías se otorgarán en la taquilla 5.

“Es raro que un cineasta sueco se interese por la obra de César Vallejo”, señaló Leo Mendoza, especialista en lengua, literaturas hispánicas y cine, y quien comentará el filme al finalizar la función.

El cineasta conoció a Vallejo a través de una antología de los años setenta, y con su obra inició una trilogía en la que rompe aparentemente con la narrativa convencional cinematográfica, agregó Mendoza.

“Canciones del segundo piso presenta pequeños sketches con la cámara siempre fija. No hay movimientos: los que se mueven son los actores. Algunos personajes reaparecen a lo largo de la cinta, pero en realidad son como pequeñas instantáneas. Son muy cotidianos, como Vallejo en sus poemas”, dijo el egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica.

“Vallejo habla mucho de la gente común, como en Un hombre pasa con un pan al hombro. Andersson tomó como base Traspié entre dos estrellas para elaborar escenas cotidianas que hablan de la desesperación del hombre contemporáneo, idea que Vallejo plasmó en sus poemas”.

El primer largometraje de Andersson, Una historia sueca de amor (1970), tuvo mucho éxito. Su siguiente título, Giliap, fue un rotundo fracaso, por lo que dejó de realizar largometrajes de ficción durante 25 años y se dedicó a hacer comerciales y cortometrajes, con lo cual logró conformar una gran cantidad de seguidores.

En 2000, con Canciones del segundo piso, Andersson inició una trilogía que continuó con Tú que estás vivo (2007) y Una paloma reflexiona sobre la existencia desde la rama de un árbol (2014). Su trabajo, agregó Mendoza, tiene conexión con el gran cineasta sueco Ingmar Bergman. “Andersson es su heredero; a la vez ruptura y continuidad”.

Canciones del segundo piso está construida a partir de 46 viñetas, filmadas casi siempre con cámara fija o con mínimos movimientos de la misma, además del uso de grandes angulares en sus perspectivas, desarrolladas en una anónima ciudad sueca, pletórica de verdosas atmósferas.

Leo Mendoza ha sido profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Autónoma Chapingo, coordinador de talleres literarios en la alcaldía Venustiano Carranza, corrector de estilo en el Departamento de Publicaciones de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán y en la Editorial RM, coordinador de la sección cultural de El Universal, miembro del Consejo de Redacción de Textos de la Universidad Autónoma de Sinaloa, jefe de Redacción del noticiero Hoy en la Cultura y redactor, investigador y realizador del programa Águila o Sol de Canal Once.